EFEMadrid

El Día Mundial del Turismo, que se celebra este lunes, puede marcar el punto de inflexión en la crisis más profunda que ha vivido el sector en su historia, con más de 100 millones de viajeros perdidos en España y 113.400 millones de euros evaporados desde el inicio de la pandemia.

En el mundo se han perdido más de 4 billones de dólares (3,4 billones de euros) en el producto interior bruto (PIB) como consecuencia del parón del turismo, que atisba ahora un arranque paulatino, aunque más lento de lo esperado, de los viajes, por la falta de confianza de los viajeros y porque todavía no se ha recuperado toda la conectividad.

El Día Mundial del Turismo, una conmemoración que arrancó en 1980, en el décimo aniversario de la adopción de los estatutos de la Organización Mundial del Turismo (OMT) de las Naciones Unidas (ONU), coincide con el final de la temporada alta en el hemisferio norte y el comienzo en el hemisferio sur.

ESPAÑA: MÁS DE 100 MILLONES DE TURISTAS PERDIDOS

En España, donde el porcentaje de PIB que dependía del turismo antes de la pandemia se situaba en el 12,4 % - cuarta posición en el mundo tras la región autónoma de Macao, China, las islas Fiji y Jordania, según la OMT, y el empleo en el 12,9 % del total de la fuerza laboral del país, los estragos son mayúsculos.

Desde el inicio de la pandemia hasta julio de este año -últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE)- dejaron de venir a España 102,7 millones de turistas internacionales que no gastaron los 113.400 millones de euros contabilizados un año antes.

A pesar de que el turismo nacional ha compensado parcialmente, sobre todo este verano, la escasez de turistas extranjeros, el sector vive en España de los internacionales, que representan en torno a dos tercios de la factura total.

La caída de la actividad se ha traducido en cierres masivos de establecimientos y una sangría de empleos: la afiliación en el sector cayó desde los más de 2,6 millones de afiliados en agosto de 2019 a 2,3 millones este último agosto, pero estuvo a punto de perder los dos millones en enero pasado.

Los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por fuerza mayor, diseñados para hacer frente a las consecuencias de la pandemia, han permitido aliviar algo la situación de los trabajadores del sector, que representan casi el 40 % de los acogidos a este instrumento (de un total de 272.190 personas protegidas a cierre de agosto más de 100.000 vivían de turismo).

Al tiempo, las compañías del sector han apelado al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que hasta el momento ha concedido 475 millones a Air Europa, 320 millones a Ávoris, 241 millones de euros a Hotusa y 53 millones a Plus Ultra.

SIN CONECTIVIDAD

Además, la pandemia cortó de raíz la conectividad aérea entre los destinos y eso no se ha recuperado, especialmente en el largo radio y en los viajes de negocios, por lo que las aerolíneas están operando, en el mejor de los casos, en ocupaciones inferiores al 50 % de las de 2019.

La semana pasada, las tres mayores aerolíneas españolas anunciaron su intención de plantear un ERTE por causas económicas, técnicas y organizativas y de producción (ETOP) para al menos 12.000 trabajadores si antes de fin de mes Gobierno y agentes sociales no alcanzan un acuerdo para prorrogar los ERTE por fuerza mayor, que se diseñaron para afrontar la pandemia.

Así, las dos compañías españolas del Grupo IAG, Iberia y Vueling, anunciaron un ERTE para entre 4.000 y 5.000 trabajadores la primera, y 4.000 trabajadores la segunda, con sede en Barcelona. Globalia habla de 9.000 trabajadores en todo el grupo, incluida Air Europa (con más de 4.000 trabajadores).

MÁS DE 1.500 MILLONES DE VIAJES PERDIDOS EN EL MUNDO

La irrupción de la pandemia hace ya un año y medio paró el planeta y dejó sin hacer más de 1.500 millones de viajes en todo el mundo, con cifras de la OMT hasta mayo de este año.

Con ese descenso, a finales de 2021 se acumulará una pérdida de más de 4 billones de dólares (3,4 billones de euros) en el PIB mundial y, al menos, 140 millones de empleos destruidos sólo en 2020, según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC por sus siglas en inglés).

Las caídas en los movimientos turísticos son más acusadas en el área de Asia-Pacífico (95 %) y algo menos intensas en América (72 %), especialmente en el Caribe, donde el descenso se sitúa en el 60 %, según la OMT.

Para hacerse una idea de la magnitud del agujero, si antes de la covid se movía una media de en torno a 100 millones de personas mensualmente ahora apenas llegan a los 20 millones.

La extensión del proceso de vacunación, mucho más intenso en el mundo desarrollado, y la adopción de medidas como el pasaporte covid en la Unión Europea (UE) han permitido levantar restricciones pero todavía queda miedo a viajar en este Día mundial del Turismo que se celebra en pandemia, y cuyos actos oficiales acoge Abiyán, la capital de Costa de Marfil.

En su mensaje con motivo de este día de conmemoración, el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, ha manifestado el compromiso de la organización para que la recuperación del turismo llegue a todos, desde la aerolínea más grande hasta la empresa familiar más pequeña.