EFEMartorell (Barcelona)

El presidente del grupo Volkswagen (VW), Herbert Diess, ha garantizado este viernes, ante Felipe VI y el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, que la compañía alemana producirá vehículos eléctricos desde la planta de Seat en Martorell (Barcelona).

El máximo responsable del consorcio alemán del que forma parte Seat ha aprovechado el evento institucional para conmemorar el 70 aniversario de la marca española y ratificar este compromiso y la inversión de 5.000 millones en España hasta 2025 avanzada en julio del año pasado.

La visita del rey y de Sánchez, en la que también han participado el presidente de Seat, Wayne Griffiths, y la ministra de Industria, Reyes Maroto, ha tenido lugar un día después de que el Gobierno diera a conocer que la primera fábrica de baterías eléctricas de España, una alianza entre el Gobierno, Seat e Iberdrola, que se situará "cerca" de la planta en Martorell.

"España tiene un enorme potencial para ser un 'hub' de electromovilidad en Europa (...) Pensamos producir coches eléctricos en la fábrica de Martorell", ha prometido el máximo responsable de Volkswagen.

No ha precisado de qué modelo se trataría, ni cuándo podría arrancar la fabricación en la planta catalana, que aspira a producir un pequeño eléctrico para todo el grupo VW.

Diess ha recordado que la mayoría de coches 100 cien por cien eléctricos se fabrican actualmente en Alemania, y que España "apenas tiene inversiones" en materia de electrificación, por lo que ha instado a "mejorar los esfuerzos" para que la producción de la nueva generación de coches sea una realidad también en España.

Griffiths ha apuntalado que si "hace 70 años Seat puso a España sobre ruedas, ahora quiere poner al país sobre ruedas eléctricas".

Felipe VI ha aplaudido la apuesta de la compañía de potenciar la producción en Cataluña y también la creación del consorcio como primer paso de la fábrica de baterías.

"España y todas sus instituciones van a estar ahí. Tenemos condiciones única para liderar la transición hacia la fabricación de vehículos limpios", ha subrayado el jefe del Estado, quien ha añadido: "Nuestro apoyo es y será absoluto".

El monarca ha hecho un llamamiento a todas las instituciones a actuar unidas para que España sea vanguardia del sector de la automoción frente a otros competidores.

Para afrontar este reto, Felipe VI ha remarcado que serán necesarios "grandes dosis de liderazgo y compromiso", además de "inteligencia, audacia y capacidad de anticipación".

"Y no habrá tiempo para desandar lo que no avancemos ahora, ni para recuperar el camino que dejemos sin recorrer, porque los otros lo habrán hecho por nosotros", ha advertido.

La transición hacia el coche del futuro requerirá además, según el monarca, medidas como el despliegue de los puntos de recarga, iniciativas de estímulo a la demanda y una fiscalidad medioambiental adecuada.

"Sé que estaos preparados", ha enfatizado el rey ante el "golpe extraordinariamente duro" que ha supuesto la pandemia en un sector que representa el 8,5 por ciento del PIB, el 19 por ciento de las exportaciones y da empleo a dos millones de personas.

Felipe VI no ha hecho ninguna mención al contexto político en Cataluña, marcado por las negociaciones entre ERC, JxCat y la CUP para reeditar un gobierno independentista y por los actos vandálicos de los últimos días tras el encarcelamiento del rapero Hasel.

En catalán, el rey sí ha querido reivindicar a Cataluña como una tierra que representa "el espíritu global, audaz y emprendedor" ante los tiempos de cambio que se avecinan.

Como ya anunciaron en la víspera, ningún representante del Gobierno catalán ha participado en la visita como gesto de desaprobación a la presencia del rey en Cataluña.

Sí han estado el alcalde de Martorell, Xavier Fonollosa, del PDeCAT, y los de las localidades vecinas, así como la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera.

A la llegada a la planta, el rey ha sido recibido por el mayor de los Mossos d'Escuadra, Josep Lluís Trapero.

Al término del recorrido por la factoría y del acto institucional, Felipe VI y las autoridades han conversado durante largo rato con los miembros del comité de empresa de la compañía para conocer su postura ante la nueva etapa y con el presidente de la patronal catalana Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre.

El plante de la Generalitat ha generado los reproches de PSC, Cs y PP al considerar "inadmisible" este comportamiento en un momento en que está en juego el futuro del sector automovilístico.

Se ha sumado a la crítica la ministra de Defensa, Margarita Robles, para quien el Govern "no ha sabido estar a la altura de las circunstancias".

La líder de los comunes en el Parlament, Jéssica Albiach, ha entendido "perfectamente" la ausencia de Aragonès al sostener que "lo que está dando muy mala imagen" a España "son los comportamientos de la familia real".

Las entidades Òmnium Cultural y la Asamblea Nacional Catalana (ANC) han llevado a cabo algunas protestas en las cercanías del complejo industrial con pancartas con el lema "Cataluña no tiene rey", aunque con muy poco seguimiento,

El diputado socialista José Zaragoza ha censurado las movilizaciones al avisar de que ponen en riesgo las inversiones en Cataluña y perjudican a los trabajadores.