EFENueva York

Wall Street enlazó este martes una segunda jornada de fuertes pérdidas y su principal indicador, el Dow Jones de Industriales, cayó un 3,15 % por el temor que está generando en los mercados la propagación del coronavirus fuera de China y su irrupción en Estados Unidos, donde las autoridades instaron hoy a la población a "prepararse".

Al término de la sesión en la Bolsa de Nueva York, que ayer registró su peor día en dos años, el grupo del Dow Jones recortó 879,44 puntos, situándose en 27.081,36 enteros, y entre sus 30 cotizadas sufrieron los mayores descensos American Express (-5,69 %) United Technologies (-5,30 %), Visa (-5,23 %) y UnitedHealth (-5,18 %).

También experimentaron bajadas notables el selectivo S&P 500, que cedió un 3,03 % o 97,68 puntos, hasta 3.128,21, y el índice del mercado compuesto Nasdaq, que aglutina a las principales empresas tecnológicas de EE.UU. y se deslizó un 2,77 %, o 255,67 enteros, hasta 8.965,61 enteros.

Por sectores, el más perjudicado fue el energético (-4,34 %), vinculado al precio del barril de petróleo de Texas, que quedó por debajo de la barrera psicológica de los 50 dólares, en 49,90, tras un retroceso del 3 % debido al coronavirus pero también por la falta de acción de la OPEP respecto a más recortes en su producción.

Por detrás, se resintieron el sector de los materiales básicos (-4,3 %), el industrial (-4,03 %), el financiero (-3,41 %) y el tecnológico (-3,18 %).

El parqué neoyorquino comenzó la jornada en verde, como otras plazas internacionales, pero después rápidamente pasó al rojo y aceleró sus pérdidas a medida que pasaban las horas por el miedo de los inversores a que se prolongue un escenario de desaceleración económica a causa del coronavirus (COVID-19).

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos aseguró este martes que el coronavirus se propagará por el país y que las familias deben "prepararse" para una pérdida de ingresos y cambios en la vida cotidiana, lo que impactó notablemente a Wall Street.

"No se trata de si el coronavirus se propagará por los EE.UU., sino de cuándo y cuántas personas tendrán una enfermedad grave", dijo en una teleconferencia Nancy Messonnier, directora del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias del CDC.

Las últimas cifras oficiales apuntan a que hay 53 casos confirmados del COVID-19 en el país, de los cuales 36 corresponden a pasajeros del crucero Diamond Princess que estuvo anclado en Japón y que fueron repatriados la pasada semana.

El analista Ed Yardeni, de la firma Yardeni Research, opinó en una nota que el descalabro en la bolsa responde a un "ataque de pánico", pero también ponderó que las cuarentenas en otros países "están interrumpiendo la cadena de suministro global e incrementando las posibilidades de una recesión global, al menos en el sector manufacturero".

Los inversores optaron por activos menos arriesgados, como la deuda pública, haciendo que en el bono del Tesoro a 10 años se vieran momentáneamente unos rendimientos más bajos que nunca -por debajo de los alcanzados tras el referéndum del "brexit" en 2016-, del 1,324 %. Al cierre de Wall Street, se situaban en el 1,35 %.

El analista Art Hogan, de National Securities, aseguró que la "volatilidad es normal" pero destacó el miedo que provoca "esta caída particular desde máximos históricos" en un "periodo de tiempo tan corto": entre ayer y hoy, el Dow Jones ha recortado prácticamente 1.900 puntos.

En el plano corporativo, a última hora el coloso del entretenimiento Walt Disney Company anunció que su consejero delegado, Bob Iger, se retiraba de su puesto y que permanecerá hasta finales del año que viene como presidente ejecutivo. En las operaciones electrónicas posteriores al cierre, la firma perdía un 2,58 % en reacción a la noticia.

En otros mercados, el oro descendía hasta los 1637,10 dólares la onza y el dólar perdía terreno frente el euro, que se cambiaba a 1,0883 dólares.