EFE

Lima

 El futuro digital ya es parte del presente y las instituciones educativas superiores se enfrentan a "un tsunami" de cambios tecnológicos transversales a los que tienen que adaptarse para seguir cumpliendo su rol en la sociedad, coincidieron expertos en un congreso de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) en Lima.

"El reto que tenemos es ver cómo vamos a enfrentar el tsunami del cambio tecnológico, si nos vamos a tratar de guarecer en la protección de la legislación, las costumbres, etc, o vamos a decidir ser actores clave en la construcción del futuro", señaló el director ejecutivo de la peruana Universidad de Ingeniería y Tecnología, Carlos Heeren.

La pandemia ha acelerado esta transición digital y el congreso "Los futuros de la educación superior. Digitalización y empleabilidad", organizado por la UNIR y que comenzó este jueves en la capital peruana, abordó con diferentes profesionales de educación universitaria los retos a los que estas instituciones se enfrentan.

La inteligencia artificial permite una educación personalizada alumno por alumno, hay avatares que ayudan a los estudiantes con sus dudas y el metaverso muestra una especie de mundo paralelo donde se puede interactuar para una experiencia más inmersiva del conocimiento, según comentaron.

Cada vez se abre más el abanico de experiencias tecnológicas que se convierten en herramientas de aprendizaje que las universidades tendrán que ir adaptando a su metodología y, a la vez, impulsar su desarrollo, explicaron en una de las mesas del congreso.

Los centros educativos superiores deben prestar atención a la productividad y empleabilidad, según Heeren, y también acompañar a los alumnos en el aprendizaje continuo que necesitan en el contexto cambiante.

Todos los expertos coincidieron en indicar que las universidades son instituciones milenarias que tienen mucho que aportar a la sociedad en este momento.

 "Podemos ser los artífices del futuro", declaró la directora de Tecnología e Innovación de UNIR, Margarita Villegas.

ADAPTARSE AL CAMBIO PARA SOBREVIVIR

Villegas expresó que las nuevas generaciones están acostumbrándose a estas experiencias y comportamientos, como los relacionados con la inmediatez, la interactividad o el acceso a un contenido hipersegmentado y personalizado.

A esas tendencias -prosiguió- tienen que ir adaptándose de forma progresiva los centros para no quedarse atrás y ser capaces de transmitir un conocimiento en un contexto muy diferente al de años atrás, en un modelo híbrido de virtualidad y presencialidad.

"La adaptación de las universidades decidirá su supervivencia", sostuvo el rector de la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, Hugo Rojas.

Parte fundamental de esta transición es "la renovación permanente de profesores", señaló Rojas, al añadir que los docentes, de la mano de las universidades, tendrán que actualizar su metodología y cambiar planteamientos didácticos.

Por su parte, el director de la UNIR, Miguel Arrufat, sostuvo que tener un claustro de buenos docentes es "una garantía de futuro", puesto que "nunca podrán ser sustituidos por un robot".

Los asistentes también dialogaron acerca de la necesidad de compartir recursos y de cooperación entre universidades, sobre todo las más pequeñas, como parte de "una arquitectura antisísmica" que les ayude a sobrellevar este terremoto de cambios y retos.

"El deber ser de la universidad es resolver problemas con base en el talento humano y la aplicación de la tecnología", dijo la presidenta de UNIR Ecuador, Rosalía Arteaga, al recordar que la alfabetización digital debe ir acompañada de una alfabetización ciudadana.