EFEOrellana (Ecuador)

Medio millar de menores de la Amazonía ecuatoriana tendrán acceso por primera vez a internet, y a dispositivos que nunca antes habían visto, gracias a un proyecto piloto de la empresa española Hispasat que ofrece conectividad por satélite a las zonas más recónditas y distantes del país andino.

El proyecto, que conectará inicialmente a cinco comunidades en las provincias de Carchi, Orellana, Napo, Pastaza y Morona Santiago, fue implementado por primera vez en la comuna de Alto Manduro, donde la firma española instaló una antena satelital y dotó a su único colegio de los equipos electrónicos necesarios para tele-educación.

Todo un salto tecnológico y reto cultural para los más de 500 miembros de esta comuna kichwa, cuyo presidente, Ramón Grefa, de 51 años y con cuatro hijos, asume como un profundo compromiso con las nuevas generaciones.

"Los kichwas, al menos en la zona rural, avanzan hasta un bachillerato, pero al no tener este recurso nuestros hijos no han podido superarse", aseguró sobre la falta hasta ahora de conectividad y ordenadores.

Por ello cree que "esto es una oportunidad no solamente para los estudiantes y docentes, también para la comunidad misma" que podrá acercarse "al mundo tecnológico, navegar y conocer otras enseñanzas".

EN BUSCA DE NUEVOS HORIZONTES

Situada a unos 35 kilómetros de Francisco de Orellana, conocida popularmente como "El Coca", Alto Manduro se extiende por miles de hectáreas en medio de profusos bosques y decenas de ríos que alimentan el Amazonas.

La "Pachamama" (Madre tierra) ha sido desde siempre el sustento de sus habitantes, pero Grefa advierte que, conforme se amplia "la descendencia", el reparto de la tierra no será suficiente y deben preparar a sus hijos para "nuevas oportunidades".

La necesidad de los "nuevos" dispositivos quedó patente durante el primer año de pandemia, cuando el índice de deserción escolar en la ruralidad ecuatoriana superó el 60% y el Ministerio de Educación trataba de sacar adelante a las áreas urbanas con programas virtuales.

"La conectividad en las zonas rurales del país andino está en el 25%", aseveró a Efe su titular, María Brown, para quien, solo con tecnología su país podrá avanzar en el plan de "democratizar" la educación y convertirla en "una herramienta de inclusión e integración.

En la iniciativa se han embarcado su Ministerio y el de Telecomunicaciones para encontrar soluciones prácticas que reduzcan la brecha digital y equiparen educativamente a zonas rurales y urbanas.

EL SATÉLITE COMO SOLUCIÓN

Orientada hacia el satélite geoestacionario Hispasat H30W-5, a una altitud de 36.000 kilómetros, la antena en Alto Manduro ofrece 10 megas de bajada y 2 de subida, con una red wifi de unos 200 metros de radio alrededor del colegio, abierta a toda la comunidad.

La conexión la entregó el gerente país de Hispasat, Leonardo Domínguez, durante una jornada festiva en el poblado que incluyó danzas indígenas de agradecimiento.

También tabletas para los alumnos y una modernísima pantalla digital interactiva que sustituye al viejo pizarrón, con acceso a programas de Hispasat y del Ministerio de Educación.

Y pese a ser su primer acercamiento a la tablet, el salto tecnológico no parecía amedrentar a menores como Kerly Anahí Cerda, de 12 años, quien antes solo había jugueteado con el celular de sus padres para sus clases y, no siempre, con conexión.

"Para nosotros va a ser muy útil para aprender muchas cosas más", decía mientras sus pequeños dedos se desplazaban intuitivamente por la pantalla en busca de un nuevo mundo.

La pequeña y los más de 175 alumnos del colegio, esperan que internet les abra un horizonte de conocimientos, aunque no faltan los avispados que, con una sonrisa picaresca, reconocen haber escuchado también de ese otro mundo sin límites de películas y videojuegos.

TELEDUCACIÓN Y TELEMEDICINA

Ecuador vio la urgente necesidad de alentar la conectividad en todo el país a raíz de la pandemia, con prioridad en servicios de tele-educación y tele-medicina.

"Existen áreas de Ecuador de muy difícil acceso, lo cual nos imposibilita que estos pacientes tengan la facilidad de llegar a los centros de salud. Esto nos va a ayudar para que el acceso a salud sea total", manifestó este viernes el vicepresidente Alfredo Borrero.

Durante un encuentro con directivos de Hispasat en Quito, la estatal española ejemplificó en tiempo real el sistema piloto de tele-medicina que va a ser instalado en una de las comunidades distantes del país.

A su vez, el presidente, Guillermo Lasso, mantenía una videoconferencia desde el sur del país con dos de las escuelas de Orellana donde ya ha sido instalada la conexión.

"La tecnología y la conectividad son herramientas habilitantes para mejorar la integración", consideró la ministra de Telecomunicaciones, Vianna Maino, en otra videoconferencia con Alto Manduro en la que aseguró que su Gobierno "no dejará a nadie atrás".

La conexión que busca el Gobierno ecuatoriano abarca a cientos de escuelas y centros médicos, proyecto en el que, por la distancia, el satélite se convierte en un puente entre dos mundos.

"Hispasat es un instrumento del Estado español para desarrollar una industria y mejorar la vida de los ciudadanos", explicó al vicepresidente su CEO, Miguel Ángel Panduro, en un encuentro en el que vaticinó que la conectividad abrirá "un escenario enorme de soluciones" en Ecuador, entre ellas, la de que todos los ciudadanos tengan "igualdad de oportunidades". EFE

elb/db