EFEMálaga

El mayor parque fluvial de España tendría una longitud de 54 kilómetros y comprendería una superficie de 4,5 millones de metros cuadrados en el Valle del Guadalhorce de la provincia de Málaga y es un proyecto que ha sido impulsado este viernes por la Diputación Provincial.

El recorrido uniría la desembocadura del río Guadalhorce, donde se encuentra la mayor pasarela peatonal de Europa y uno de los “hitos” de esta institución, con el paraje del Desfiladero de los Gaitanes, donde se sitúa el Caminito del Rey, dos de los principales atractivos turísticos medioambientales de la provincia.

El proyecto, denominado Corredor Verde del Guadalhorce, pretende unir el litoral con el interior de la provincia mediante senderos en ocho municipios: Álora, Ardales, Pizarra, Coín, Alhaurín el Grande, Cártama, Alhaurín de la Torre y Málaga.

El presidente de la Diputación, Francisco Salado, ha asegurado que, para llevar a cabo este proyecto, se crearán 16 nuevas pasarelas a lo largo de 140 kilómetros de senderos.

Ha asegurado que este es un proyecto a largo plazo, que podría tener una inversión aproximada de 200 millones, de los cuales tres se van a destinar para el Corredor Verde del Guadalhorce a finales de año.

Salado ha señalado que el gran objetivo de este proyecto es hacer del Valle del Guadalhorce un “lugar estratégico” para toda Andalucía y para el desarrollo de “actividades sostenibles” y poner en valor “su entorno natural, su rica y variada biodiversidad y su patrimonio histórico y cultural”.

Se prevén tres centros de recepción de visitantes y de interpretación de la naturaleza, que se construirán estratégicamente en la desembocadura del río, en la zona céntrica del Valle del Guadalhorce -por su gran interés en cuanto a fauna y flora-, mientras que el tercero, situado en el Caminito del Rey, se ampliará.

Ha incidido en que este proyecto se llevará a cabo gracias a la colaboración y al trabajo conjunto con los ayuntamientos y con la Junta de Andalucía, para lo que la coordinación entre las administraciones en “fundamental”.

El reto de la Diputación con este proyecto es la “recuperación ambiental y paisajística” de la ribera del río Guadalhorce, sus afluentes y una treintena de arroyos donde se pretende “aunar el disfrute medioambiental y turístico de una manera respetuosa”.

Además, la Diputación de Málaga impulsará mejorar la red de transporte público para llegar a estos lugares, en su apuesta por la potenciación del tren de cercanías con la creación de nuevos apeadores. EFE

1011961

dl/jrr