EFEAGRO

París

La iniciativa "Gigaton Carbon Goal" permitirá reducir en 1.000 millones de toneladas las emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera en 2040, gracias a la utilización de técnicas agrícolas sostenibles, y creará un mercado de carbono del que se beneficiarán directamente los agricultores que las usen.

Se espera que este proyecto de la compañía de soluciones agrícolas sostenibles UPL -presentado este miércoles en París, respaldado por la Fundación FIFA y en el que se trabajará con organismos de certificación de carbono que validarán esos créditos- genere 15.000 millones de euros en ingresos suplementarios para agricultores de todo el mundo (unos 15.300 millones de dólares al cambio actual).

En cada uno de los países que en que se implantará, se generarán ecosistemas abiertos facilitados por UPL, de los que se beneficiarán los productores.

La financiación del análisis de los suelos, por ejemplo, correrá a cargo de bancos, un estudio que tiene como objetivo evaluar la cantidad por la que se puede obtener el crédito.

"Es un proceso largo que tiene un tiempo y ayudamos al productor en ese proceso con nuestros socios", explicó a Efe Fernando Derossi, jefe global de Tecnología Agropecuaria y Soluciones Sustentables de UPL.

 La fase piloto del proyecto comenzó en octubre de 2021 en Brasil, Argentina y la India, con más de 250.000 hectáreas y 100.000 agricultores.

En los dos países latinoamericanos los agricultores ya recibieron sus créditos de carbono, mientras en la India se encuentran aún en fase de certificación.

Ahora se va a poner en marcha en Europa con fases piloto en Francia y España, y más tarde se hará en Polonia.

"Hemos elegido Francia y España porque queríamos tener una variedad de cultivos y de productores. En Francia, con productores para cereales y, en España, con productores de cultivos intensivos", dijo Derossi.

El objetivo es tener al menos ocho países en todo el mundo en fase piloto cuando termine la campaña 2022-2023.

El proyecto pretende continuar con una fase de expansión por todo el mundo. En 2024, habría que llegar a un millón de hectáreas trabajadas con prácticas sostenibles para alcanzar más adelante los 100 millones de hectáreas (equivalentes a 100 millones de campos de fútbol) "como mínimo" en veinticinco o treinta países.

La empresa cuenta con la colaboración de la Fundación FIFA, que se encargará de la parte de inclusión social a través de programas como Football for School, fútbol para niños en zonas rurales.

"Atenderemos a las necesidades de esos padres que son los productores agropecuarios facilitándoles la creación de créditos de carbono", indicó Derossi.

Durante la presentación, el consejero delegado de UPL, Jai Shroff, subrayó que "el impacto del cambio climático es mucho mayor en la agricultura".

Añadió que "la recarbonización de los suelos mundiales no solo aporta beneficios medioambientales inmediatos, sino que también ofrece una nueva fuente de ingresos a los agricultores".

"Tenemos que usar el fútbol para tener un impacto positivo en la vida de la gente (...) Esta iniciativa tiene un impacto directo en la salud de nuestro planeta. Los desafíos globales requieren soluciones globales", afirmó el presidente ejecutivo de la Fundación FIFA, el exmandatario argentino Mauricio Macri. EFEAGRO

jmc/ac/acm

(foto)