El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado, durante su intervención en el Comité Federal, que cualquier acuerdo de gobierno al que pueda llegar con otras formaciones políticas se someterá a una consulta no vinculante de los militantes socialistas.

El Comité Federal también ha aprobado por unanimidad que el 39 Congreso Federal del PSOE se celebre el 20, 21 y 22 de mayo, previa votación de los militantes para elegir al secretario general el 8 de mayo.

Sánchez, con la presencia de todos los barones del partido, se ha comprometido a que cualquier pacto de gobierno que se pueda adoptar si el Rey le encarga la investidura, "tendrá todos los filtros y garantías posibles" y será ratificado por el Comité Federal.

Esta medida es inédita en la historia del PSOE puesto que las consultas a los afiliados se habían ceñido hasta ahora a las primarias para elegir secretario general o candidato a presidente del Gobierno o de gobiernos municipales y autonómicos.

La consulta a la militancia será anterior a la votación de ese acuerdo en el Comité Federal y, aunque la decisión de las bases no tendrá una vinculación orgánica, sí "comprometerá políticamente" a ese órgano, según la dirección del partido.

Esto aboca a los barones más críticos con Sánchez a aceptar lo que decidan los militantes, a priori más proclives a avalar pactos con las formaciones de izquierdas.

Fuentes socialistas han explicado que los Estatutos del PSOE no prevén consultas a los militantes como la anunciada por Sánchez, por lo que la comisión ejecutiva elaborará unas "bases reguladoras" de su funcionamiento, si Sánchez llega a algún acuerdo.

Para ello, se tomarán como referencia el reglamento federal de primarias y el de congresos, que también se utilizaron para regular la consulta de julio de 2014 en la que Sánchez fue elegido líder del partido.

La andaluza Susana Díaz, que llegó al cónclave exigiendo a Pablo Iglesias "respeto" al PSOE, "si lo que quiere es sentarse en una mesa a dialogar", ha respaldado la idea de la consulta, aunque ha exigido hacerla con "claridad" y "mucha transparencia" para saber "el contenido, la letra y la música" del acuerdo.

El valenciano Ximo Puig se ha mostrado partidario de que primero sea el Comité Federal del PSOE el que haga una propuesta para un pacto de gobierno y sea después la militancia la que lo ratifique con su voto.

"Creo que hay que tener un equilibrio razonable entre la democracia representativa y la capacidad de consulta", ha subrayado.

Para el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, la consulta a la militancia es una "buena iniciativa" y el PSOE debe abordar el diálogo con otros partidos a través de un "proceso en el que se sienta todo el mundo parte de la decisión y sus consecuencias, sea cual sea". EFE/doc