Un total de 290 personas han resultado afectadas por las cuatro averías registradas en los trenes extremeños en los dos primeros días del nuevo año, lo que ha llevado al presidente del Gobierno regional, Guillermo Fernández Vara, a exigir "explicaciones" al Ejecutivo central, tras algo más de un año de protestas.

 

La última de las averías se ha producido esta mañana en el trayecto del tren Cáceres-Sevilla de las 6:46 horas. Sus nueve viajeros han tenido que viajar en autobús hasta Mérida y el tren circulaba con diez minutos de demora, según han informado a Efe fuentes de Renfe.

A este incidente se unen las tres averías registradas ayer que sumaron 281 afectados, según las mismas fuentes.  De ellos unos 147 en el incidente ocurrido en Navalmoral de la Mata (Cáceres), en la línea Badajoz-Madrid.

A través de las redes sociales, gran parte de los afectados han comunicado que se encontraban aislados en medio del campo, sin luz y sin calefacción dentro del propio tren.

Hace algo más de un año, en diciembre de 2017, arrancó la gira de protesta por diferentes localidades para exigir la mejora de las infraestructuras ferroviarias en la comunidad autónoma de Extremadura, bajo la Plataforma Ciudadana "Milana Bonita".

El 18 de noviembre de 2018, miles de extremeños, unos 25.000 según el Pacto Político y Social por el Ferrocarril y 15.000 según Delegación del Gobierno,  expresaban en Cáceres su "hartazgo" por la situación del ferrocarril, con decenas de incidencias, sin un tramo electrificado y con vías del siglo XIX y un solo sentido.

Así, la denuncia continuaba un año después de la masiva manifestación y protesta celebrada en las calles del centro de Madrid, en noviembre de 2017.

Aquel 18 de noviembre (2017), miles de extremeños madrugaron para estar temprano en Madrid, cansados no sólo por la indignidad del madrugón, ese al que están obligados si quieren estar en la capital española a una hora prudencial por carecer, a diferencia del resto de españoles, de un tren propio del siglo XXI.

Más de 300 autobuses partieron a las seis desde distintas localidades, de norte a sur y de este a oeste de la región, para llevar la voz de Extremadura y gritar a favor de un tren digno en la Plaza de España -de Madrid-, una protesta de la que muy pocos han quedado al margen en esta región y que se augura como histórica.

En un país que presume de la mejor infraestructura ferroviaria de Europa y cuyas empresas han logrado el "Ave del desierto" entre Medina y La Meca, en Arabia Saudí, alguien se olvidó de poner a Extremadura en el mapa del tren, ya que ésta es la única comunidad autónoma del Estado sin un solo kilómetro de vía electrificada y con traviesas en servicio del siglo XIX.

Así, el trayecto Badajoz-Madrid, de apenas 400 kilómetros, se realiza en más de seis horas, que se pueden alargar si se produce alguna de las múltiples averías e incidencias que suelen repetirse en esta línea.

El primer tren diario que sale de Badajoz a las 06.56 -el media distancia 99779- no llega a Madrid hasta las 15.41, es decir después de 8 horas y 45 minutos de trayecto.

Por eso, la marginación ferroviaria es un hecho diferencial de los extremeños, algo que tuvo muy claro el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, al plantear un gran Pacto Social y Político por el Ferrocarril. EFE