Dorje es una startup dedicada al diseño, la fabricación y la venta de joyería, de fabricación artesana y con un fuerte compromiso social y medioambiental.

Dorje vende diamantes certificados como libres de conflicto por el Proceso de Kimberley, estuches confeccionados en Taller 99 (empresa social de Cáritas Madrid), tejidos que cuentan con la certi?cación "Confidence in Textiles", papelería FSC® y PEFC o mensajería en bicicleta. Los proveedores y los fabricantes de esta startup de moda, todos ellos españoles, deben cumplir con los objetivos de responsabilidad social corporativa (RSC) de la empresa. Además, Dorje colabora con programas de investigación de la Asociación Española contra el Cáncer (AEEC).

"Creamos piezas de joyería con esencia, que guarden en su interior sus propias historias y que nos acerquen a un objetivo que queremos compartir con los demás: lograr un mundo mejor", explica la fundadora y directora creativa de Dorje, Sara Benavente, diplomada en Gemología, experta tasadora de joyas y graduación de diamante por el Instituto Gemológico Español, y diplomada en Diseño de Moda por el Instituto Europeo di Design en Madrid y Milán y Diseño de joyas en G.I.A, California. 

Sara Benavente cuenta con amplia experiencia en el sector joyero. Ha trabajado en Sotheby´s, Helena Rohner y como responsable del departamento de joyería de Grassy. Su startup, Dorje, es finalista de la primera fase del Premio Emprendedoras 2014, organizado por Yo Dona y Madrid Emprende.

¿Cuáles son las líneas estratégicas de Dorje?

Establecemos nuevos estándares y deseamos redefinir la excelencia, esencialmente en el desarrollo de colecciones y en la compra de materiales y negociación con talleres.

Nuestros diseños se inspiran en viajes, un elemento diferenciador en que muchos de ellos son amuletos, y aportan a su portador suerte, protección y energía positiva.

Además, nuestros proveedores y fabricantes deben cumplir nuestras premisas y ser sostenibles.

Los tejidos de nuestros estuches poseen la certi?cación "Confidence in Textiles", garantizando que los procesos de producción son ecológicos y que excluyen sustancias nocivas. Imprimimos nuestras tarjetas de visita y catálogos en papel FSC® y PEFC, cuya madera procede de bosques gestionados de manera sostenible.

Nuestros diamantes están certificados como libres de conflicto por el Proceso de Kimberley, un acuerdo que garantiza que no han sido vendidos para financiar guerras civiles y nuestras gemas provienen de proveedores fiables, serios e inocuos que nos garantizan la mejor calidad.

Nuestros estuches textiles están realizados artesanalmente en Taller 99, una empresa social de Cáritas Madrid, que ofrece a personas con dificultades de integración laboral una formación social, humana y profesional.

Además, cada una de nuestras piezas es revisada mensualmente para poder aplicar cualquier mejora técnica, funcionalidad y diseño. Todas pasan por un estricto control de calidad en talleres.

También colaboramos en la lucha contra el cáncer, destinando el 100% del beneficio de la recaudación de la pulsera 'Hope Dorje', nuestro emblema, a programas de investigación de la Asociación Española contra el Cáncer.

En cuanto a las entregas del producto, ofrecemos un servicio de envíos Afterwork con Mensos, una mensajería urgente en bicicleta, con lo que apostamos por la movilidad sostenible.

Una startup que entiende de RSC...

Somos miembros de Responsible Jewelry Council (RJC). Estamos auditados por el Consejo de la Joyería Responsable y somos signatarios de la campaña No Dirty Gold para alentar prácticas de minería del oro más responsables, que respeten los derechos humanos y el medio ambiente.

¿En quién se apoya para hacer realidad este proyecto?

Dorje cuenta con dos trabajadores. María Victoria Tribaldos, en el departamento financiero, y María Gil Rodríguez, en Comunicación, además de tres colaboradores y diversas empresas externalizadas.

¿Es la mujer su público objetivo?

Hoy en día la mujer es la 'decision maker' y la compradora directa. 

¿En qué ciudades se halla presente Dorje? 

Estamos presentes en plataformas de venta online en todo el mercado español. Nuestro objetivo es la internacionalización y, de hecho, estamos en pleno proceso de expansión en nuevos mercados en ciudades como Berlín, Londres y Ámsterdam.

Buscamos también escaparates en mercados emergentes como Rusia, México y Emiratos Árabes, así como en lugares de gran flujo económico, como Singapur o Suiza.

¿Cuáles son los obstáculos con los que se encuentran?

Uno es el cambio en los precios de la materia prima por las fluctuaciones en el mercado de los metales preciosos, pero también están los posibles imprevistos en la cadena de producción, como accidentes en talleres o errores en los procesos de fundición.

¿Cómo ve su proyecto en el futuro?

Deseamos posicionar Dorje Jewels como un referente en el mundo de la joyería. Nuestro objetivo es que nuestras piezas estén presentes en todos y cada uno de los joyeros de grandes mujeres que deseen marcar la diferencia en la sociedad en la que viven.

Hemos invertido 10.000 euros, que en su mayor parte han sido para el desarrollo de la página web con un módulo de Prestashop integrado, y dado el tipo de producto que hacemos y la celeridad en la entrega, tenemos que mantener unas existencias mínimas equivalentes a tres meses de las ventas previstas.

Para 2015 continuaremos mejorando la web y la comunicación.