Bravo Capital, empresa mercantil especializada en ofrecer fondos a empresas e instituciones para impulsar su crecimiento, ha cerrado el ejercicio 2014 con más de 300 millones de euros en operaciones financiadas.

Este volumen de ventas ha estado impulsado por el crecimiento de las empresas, que aunque han mejorado su acceso al crédito bancario, necesitan completar y diversificar sus fuentes de financiación, explican en un comunicado.

Bravo Capital ha estudiado un total de 1.286 propuestas de riesgos por un importe de 481,7 millones, de las que se aprobaron un 88% de las peticiones, con un importe total que ascendió a 440,16 millones de euros.

De esta cantidad, los clientes han dispuesto de un total de 303,2 millones de euros, mediante la firma de Programas de Pagarés por valor de 231 millones de euros, líneas de factoring por 68,1 millones de euros y descuentos de pagarés por 4,1 millones de euros.

Bravo Capital nació en enero de 2014 como un complemento a la banca, tras detectar que las empresas españolas estaban creciendo pero la financiación tradicional no cubría todas sus necesidades.

"La rapidez y la facilidad con la que estructuramos las operaciones es lo que más valoran nuestros clientes"

"Prestamos a las compañías el dinero que necesitan y cuando lo necesitan", ha explicado la directora general de Bravo Capital, Mar Turrado, quien ha precisado que la tasa de morosidad de sus clientes ha sido del 0% durante el año 2014.

 

Capital circulante

La compañía, recuerda, se ha centrado en 2014 en financiación de capital circulante a través de direct lending y trabaja para lanzar nuevos productos este año. El plazo medio de las operaciones se sitúa en torno a los 90 días.

"La rapidez y la facilidad con la que estructuramos las operaciones es lo que más valoran nuestros clientes", ha indicado Turrado.

El 30% de los clientes de Bravo Capital son del sector de Alimentación, seguidos por el sector de Ingeniería que supone el 27% de la cartera de clientes, mientras que el de la Construcción alcanza el 15%. El restante corresponde a sectores tan diferenciados como Energético, Audiovisual, Transportes o el Textil.

Por tamaño, el 50% de sus clientes son empresas que facturan cifras superiores a 50 millones,  en un 40% la facturación es superior a 25 millones, el restante son empresas pequeñas.