La directora de Telefónica Open Future, Ana Segurado, hace balance de estos cuatro años de Wayra y afirma en una entrevista para EFEemprende "que construir Wayra no ha sido fácil y que el compromiso de Telefónica ha sido muy alto porque mantener este tipo de iniciativas es costoso".

En la octava planta del emblemático edificio de la Fundación Telefónica situado en la Gran Vía de Madrid, se encuentra una de las once academias de la red Wayra, la iniciativa de Telefónica para acelerar "startups" que recientemente ha cumplido cuatro años de vida.

En una entrevista para EFEemprende, la directora de Telefónica Open Future, analizó las luces y sombras de este proyecto que a día de hoy se encuentra en diez países.

El apoyo de Telefónica al emprendimiento comienza a despuntar en 2011 cuando pone en marcha once academias en las que cualquier proyecto con una base tecnológica o con algún elemento de innovación en el negocio puede ser acelerado. Desde Wayra se trabaja con las startups para que productos innovadores puedan llegar a los clientes de Telefónica.

"Telefónica es mejor gracias a estas iniciativas"

La sensación es que la iniciativa ha ayudado enormemente, ya que "en Latinoamérica no había nada antes de Wayra y todo el talento tenía que irse para emprender".

Ademas, Segurado cree que la ayuda es recíproca ya que en ocasiones Telefónica se nutre de ellas, por lo que no duda en afirmar que "Telefónica es mejor gracias a estas iniciativas".

El apoyo al emprendimiento ayuda "positivamente al desarrollo de los países en donde existe". En países como Perú, Argentina o México fomentar la innovación ha ayudado al crecimiento económico.

El éxito se mide de tres formas diferentes

Durante estos cuatro años de vida, la red de academias Wayra ha acelerado a más de 400 startups, de las que sólo el 10% han sido capaces de madurar y conseguir el éxito deseado.

Para Wayra, el éxito se mide de tres formas diferentes.

La primera vía es que la empresa consiga levantar dinero y crecer, Segurado pone de ejemplo para este caso, la startup "Yoyo" una empresa de innovación en al ámbito de las finanzas que cerró en su día una ronda de financiación de cinco millones de euros por un valor empresa de veinte.

Otra forma es que la startup consiga crecer de la mano de Telefónica a través de una alianza. De este caso, Segurado recuerda la startup española "Inbenta", una empresa de análisis semántico que interpreta la voz humana y que a día de hoy se utiliza en la web la compañía de telecomunicaciones.

Y por último, que la empresa acelerada reporte algún tipo de plusvalía financiera, ya que no se debe olvidar que Telefónica, a través de Wayra invierte dinero en los proyectos. En Colombia, "Click Delivery", una empresa de comida a domicilio fue comprada por el cuádruple de la inversión.

La innovación como pilar fundamental

El 'Internet de las cosas', el 'big data', el 'business intelligence', el 'machine learnig' y la ciber seguridad son los nichos de mercados en los que Telefónica Open Future pone más interés, pero Segurado afirma que no se cierran a ninguno.

Desde Wayra buscan proyectos con la máximas posibilidades de éxito y sobre todo con un equipo humano optimo, ya que es la clave para la consolidación, "Si el equipo no es bueno la idea no va a triunfar".

Al comienzo del proyecto se hacían cuatro convocatorias al año para incorporar a nuevas startups, pero con la importancia que ha cobrado la aceleradora en el mercado, cada vez llegan compañías más solidas por lo que se decidió hacer solo dos convocatorias al año y dejar una permanente.

Durante un recorrido por la academia, EFEemprende pudo hablar con alguna de las startups que se están acelerando actualmente.

La más longeva, liderada por Lucía Iborra, es una empresa llamada Visual, una plataforma que pretende mejorar la eficiencia y la rentabilidad de los negocios agroalimentarios haciendo los datos útiles y accesibles de manera visual.

Visual espera llegar a facturar en 2015 1,2 millones. 

Decidieron aplicar a Wayra por la internacionalización que esta academia les podía aportar y por la posibilidad de ser partner de Telefónica y aprovecharse de todo el potencial de la compañía.

La fundadora de Visual destaca de Wayra la capacidad que esta tiene para ayudar a las startup en la formación para conseguir rondas de financiación.

En la otra cara de la moneda se encuentra la startup Fruitbull, que apenas llevan un mes en la aceleradora.

La empresa, que se dedica a dar información a tiempo real de como esta el precio venta público de la fruta, ha podido beneficiarse de la iniciativa mediante un 'coach' en tema de ventas que les ha ayudado en la automatización de estas.

Por último, el fundador de Myfixpert, Alejandro Costa, dice estar "super contento" con la academia, ya que gracias a ella han podido hacer convenio con empresas como Mediamarkt, Carrefour y las 1.600 tiendas de Telefónica Movistar en España.

Cabe destacar de esta última startup su anterior etapa en la hermana pequeña de Wayra, el Crodworking de Sevilla (El Cubo), otra iniciativa dentro de Open Future, que al igual que Wayra ayuda a nuevas empresas pero en este nivel Telefónica no invierte capital.

Con vistas al futuro

Cuando se le pregunta a la directora de Open Future por el futuro de toda esta iniciativa no duda en afirmar que Telefónica seguirá apoyando al emprendimiento y sobre todo al crecimiento de las ideas en Latinoamérica, en países europeos en los que Telefónica no opera como empresa de telecomunicación como Finlandia y en el mercado asiático, gracias en parte, al acuerdo firmado recientemente con la compañía 'China Unicom'.

Pero para Segurado todo esto no tiene sentido si no se ayuda a las buenas compañías en su desarrollo, ya que desde su punto de vista en “España sigue siendo difícil levantar financiación si se compara con mercados como Reino Unido e Israel”.

Además por mucho que se emprenda en España, el grado de mortalidad de las empresas es "muy alto", por ello “todos lo que trabajan en este sector deberían poner dinero en el mercado para que avancen estas iniciativas”.

"En España las empresa no suelen contratar a una startup, son temas culturales que hay que romper, es verdad que somos muy buenos para crear empresas pero cuesta hacer que triunfen y ahí es donde hay que poner el foco".