Tres jóvenes emprendedores han puesto en marcha una aplicación que permite comprar ropa desde Instagram o un blog de moda.

Esta aplicación española, desarrollada en Valencia, actúa como un intermediario entre las firmas, los influencers de moda y los potenciales compradores.

Wossel, gracias a un buscador propio, etiqueta las prendas que aparecen en los blogs e Instagram, de tal forma que el usuario puede hacer clic en la prenda que le interese y acceder directamente al vendedor de dicha ropa.

Además, los usuarios de Instagram también pueden recibir un correo electrónico con toda la información de la ropa si dan el "Me Gusta" a una foto.

La diferencia de esta aplicación con los servicios ofrecidos hasta ahora es que, con ella, "es posible saber la marca y el modelo de la prenda que aparece en la foto e incluso comprarla directamente con un clic, mientras que antes cuando un usuario veía en un blog o en Instagram unas zapatillas que le gustaban y no sabía dónde comprarlas, tenía que preguntar a la marca o a la influencer que las posteaba”, señala el consejero delegado de Wossel, Andrés Rodríguez.

Asimismo, el propio bloguero también obtiene beneficios, ya que recibe una comisión económica por cada prenda que se compre tras ser visualizada en su blog, cuenta de Instagram o sitio web.

Con este modelo de negocio, Wossel pretende englobar toda la ropa que hay Internet y convertirse en el Google de la moda, indica Rodríguez.