La compañía española Scutum, que diseña, fabrica y comercializa motocicletas eléctricas, ha llegado a un acuerdo con Cellnex Telecom para que sus vehículos se mantengan permanentemente online.

Fundada en 2011, Scutum trabaja actualmente en el ámbito de las flotas, aunque está preparando también un scooter enfocado a particulares.

En noviembre de 2015 la empresa llegó a un acuerdo con Cellnex Telecom, mediante el cual desarrollarán conjuntamente un dispositivo que mantendrá los vehículos permanentemente conectados a internet, como explica el fundador y consejero delegado de Scutum, Carlos Sotelo, en una entrevista a EFEemprende.

Además, su modelo S02 ha sido escogido por la empresa de mensajería urgente Ara Vinc, que con la incorporación de 14 nuevos vehículos tiene ya un total de 24 unidades en su flota.

Una apuesta por la industria nacional

Sotelo puso en marcha por su cuenta la compañía en 2011, con un capital de 250.000 euros aportados por él mismo. En enero del año siguiente consiguió un crédito de la línea ICF para emprendedores del Departamento de Empresa y Empleo de la Generalitat de Catalunya por importe de 500.000 euros.

Dos años después, en 2014, entraron como socios Caixa Capital Risc, Repsol y CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial).

Scutum tiene tanto sus oficinas de diseño y comercialización como su fábrica en Esplugues de Llobregat (Barcelona), en lo que es una apuesta de su fundador por "relanzar la industria de la motocicleta en España".

"Apostamos por relanzar la industria de la motocicleta en España"

Además, el 70% de los proveedores de materiales que utiliza están situados en Europa.

Su fundador hace hincapié en que en España existe "miedo" en relación al emprendimiento de nuevos proyectos industriales y tecnológicos, que "son la única salida consistente para la creación de empleo".

Y es que "en este país se impuso el modelo de negocio del ladrillo y el turismo, y eso nos está pesando demasiado", asegura.

En su opinión, la administración española está trabajando para facilitar la transición del vehículo de combustión al eléctrico, aunque "está siendo un proceso lento".

La "necesidad" del vehículo eléctrico

Sotelo afirma que la implantación del vehículo eléctrico "ya no tiene marcha atrás, puesto que no es algo que venga marcado por una tendencia, es una necesidad para la humanidad".

La motocicleta eléctrica es un producto cuyo desarrollo y adecuación a las necesidades del usuario "no es fácil".

Sotelo explica que en Scutum "hemos dedicado mucho trabajo para llegar a conseguir un producto eléctrico maduro y de calidad".

Frente a los prejuicios habituales sobre los vehículos eléctricos, como la baja autonomía o la peligrosidad que supone para los peatones lo silencioso de su funcionamiento, argumenta que estos problemas "no son relevantes en un uso urbano, ya que en ciudad la autonomía es más que suficiente, y a ningún peatón se le ocurre cruzar la calle sin mirar antes".

Su implantación ayudará a reducir la contaminación en las ciudades y en definitiva, a "mejorar la calidad de vida de la gente".

Un modelo consolidado en el mercado de flotas

En 2014 lanzó el S02, scooter para flotas, sector en el que es "líder en el mercado". Este modelo está enfocado a empresas de reparto y también administraciones públicas.

"Con el modelo Scutum S02, somos líderes en el mercado de flotas"

Las administraciones lo pueden utilizar en sus policías municipales, control de plazas de estacionamiento, etcétera.

De este scooter se vendieron 159 unidades entre 2014 y 2015, por valor de 660.000 euros, y la previsión para 2016 es de superar esta cifra y vender "varios centenares" de unidades.

Con una estética tradicional en una scooter, su motor eléctrico está disponible en varias configuraciones, desde 1,5 kWh hasta 6 kWh, siendo esta última la versión que alcanza las mejores prestaciones.

Entre ellas, cabe destacar una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora y una autonomía en ciudad de 100 kilómetros. Dispone de un cajón trasero personalizable para transportar todo tipo de objetos.

Desarrollos en curso y acuerdo con Cellnex Telecom

Actualmente Scutum está desarrollando una scooter de tres ruedas destinada a flotas, con un sistema basculante patentado que le ayuda a subir bordillos y a adaptarse a terrenos irregulares, a la vez que ofrece "mayor capacidad de carga, hasta 125 kg". Además, contará con más potencia y baterías más duraderas que la S02.

Scutum está trabajando también en el desarrollo del modelo S01, destinado a particulares, mercado que para Sotelo es "clave". El escollo principal que se encuentra en dicho mercado es el del precio, la durabilidad y la recarga de las baterías; y precisamente en solucionar estos problemas está centrado el equipo de desarrollo de Scutum, añade.

Los vehículos eléctricos tradicionales precisan de un punto de conexión especial para recargar sus acumuladores de energía, y este problema ha sido resuelto en el S01 mediante un sistema que Scutum ha patentado a nivel europeo.

Dicho sistema consiste en una batería extraíble que puede ser recargada conectándola en un enchufe doméstico normal.

La extracción de la batería hace las veces de sistema antirrobo ya que el vehículo no puede funcionar sin ella.

Otra de las novedades que prepara la compañía es la "conexión permanente" de sus vehículos a la nube, lo que permitirá que estén siempre localizados y sus parámetros críticos monitorizados.

El sistema fue presentado en Barcelona durante el Smart City Expo 2015, y es "un paso hacia la inserción del vehículo eléctrico en los ámbitos del Internet of Things y las Smart Cities".

Para este desarrollo Scutum ha llegado a un acuerdo con Cellnex Telecom, empresa de infraestructura de comunicaciones que facilitará la conexión a través de sus instalaciones.

El sistema estará completamente desarrollado en "unos seis meses" y será un apoyo más en el objetivo de Scutum, que no es otro que el de "convertirse en líder a nivel europeo del sector de los scooters eléctricos", concluye Sotelo.