Existe un pequeño crecimiento de la morosidad que coincide a su vez con un repunte del diferencial de los periodos medios de pago por tamaño de empresa. Mientras que las microempresas rebajan el tiempo medio de pago en 2,5 días, las pequeñas lo incrementan en 1,3 y las medianas se mantienen en cifras elevadas en los periodos de pago

Así indican los datos aportados por el Boletín de Morosidad elaborado por CEPYME y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Esto significa que las compañías de mayor tamaño cuentan con más poder de negociación y, a medida que crecen, tienen más capacidad para negociar e imponer unos plazos de pago más beneficiosos para ellas en las relaciones comerciales.

Las microempresas, que están compuestas por plantillas de entre uno y nueve trabajadores, tardan por lo general unos 74,9 días en abonar sus facturas, cuando el año pasado alcanzaron los 77,4 días, mientras que en 2009 superaron los 91 días. Las pequeñas empresas, que tienen entre 10 y 49 empleados, prolongan el abono de las deudas hasta los 82,2 días frente a los 80,9 de 2014.

Por su parte, las medianas compañías, que cuentan con entre 50 y 240 trabajadores, tardan 84,4 días en pagar, que supone un periodo muy parecido al del año pasado (81,2). En 2009 se alcanzaron los 98,3 días, según el Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial, elaborado por CEPYME y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

La industria textil continúa con el aumento en los periodos medios de pago

En el tercer trimestre de este ejercicio, las compañías del ámbito textil han rebasado la línea de los 102,5 días en el cobro de facturas a clientes, que es una cifra que no se alcanzaba desde 2010. Esto supone que tardan en cobrar más de cuarenta días por encima del plazo legal establecido y veinte más que la media. En el otro lado de la balanza se encuentra el sector de la distribución alimentaria, que sólo tiene que soportar un retraso de siete días en el pago. Es decir que reciben el dinero de las facturas en 67 días, cuando el plazo legal se sitúa en los 60.

Por comunidades autónomas hay que destacar a las empresas de La Rioja, que están tardando una media de 71,4 días en abonar las facturas a los proveedores. Cataluña y Aragón son las otras dos comunidades que mejor pagan.