La empresa de compra y venta de productos de segunda mano Cash Pawn pretende abrir cinco nuevas tiendas en su tercer año de funcionamiento y, así, seguir aumentando su volumen de ventas hasta en quince puntos porcentuales.

La empresa, que en su segundo año de funcionamiento -2015- facturó cerca de medio millón de euros, según indica la compañía, sigue así con su plan de crecimiento.

Así, prevén que esta tendencia de crecimiento se refuerce durante el presente curso y pretenden abrir cinco franquicias a nivel nacional.

Esta enseña, con sede en Gijón, basa su actividad en la compra-venta de artículos de segunda mano, restos de stocks, liquidaciones, etc a través de la compra directa o con opción de recuperación para su posterior venta.

Para poder participar como franquiciado, Cash Pawn exige una inversión de 23.500 euros para locales con una superficie mínima de 170 metros cuadrados y en poblaciones con más de 30.000 habitantes.