Emibet es el proyecto de dos enfermeras con experiencia en ensayos clínicos, durante los cuales observaron que estos eran frecuentemente abandonados por sus pacientes. Así, decidieron poner en marcha un servicio a domicilio, que hace innecesarios los desplazamientos y reduce de esta forma el número de abandonos.

Elisabet de Mingo y Noemí Bellido, cofundadoras de Emibet, se conocieron mientras estudiaban la carrera de enfermería. Tras pasar por diferentes funciones dentro del ámbito sanitario, Bellido conoció el campo de los ensayos clínicos, el cual le resultó muy interesante. Entonces pasó a trabajar en la industria farmacéutica, donde tuvo la oportunidad de obtener experiencia en ese ámbito.

Allí se encargaba de la monitorización de los resultados de los estudios, revisando los datos obtenidos y comprobando que se respetaban los criterios necesarios en cada uno de los ensayos, como explica en una entrevista con EFEemprende.

De Mingo trabajó en unidades quirúrgicas y como docente de enfermería en la Universidad Ramón LLul, así como en varias escuelas privadas. También tuvo la oportunidad de trabajar en el campo de los ensayos clínicos, en un centro hospitalario, y decidió especializarse en esta labor.

Ambas volvieron a coincidir, en esta ocasión en el mismo hospital y en la misma unidad, como enfermera de ensayos clínicos y coordinadora de estudio. En su desempeño observaron algunos problemas en cuanto al seguimiento de los ensayos por parte de los pacientes.

Un problema para el que no existía una solución en España

Los participantes en los estudios pedían que se les pagase el desplazamiento hasta el lugar donde se realizaban los ensayos, así como el parking. En muchas ocasiones los pacientes de los estudios son personas mayores, que tienen que pedir a alguien que les acompañe; ya sean familiares, vecinos o amigos. Esto resulta engorroso y con frecuencia "dejan de participar en los estudios", relata Bellido.

Investigando sobre el tema descubrieron que, a nivel europeo y americano, hace tiempo que existe la posibilidad de que las pruebas y muestras de los estudios clínicos fueran recabadas a domicilio. Sin embargo en España lo más parecido era el caso de enfermeras "freelance", sin directriz ni empresa alguna que las respaldara, y que "no terminan de funcionar muy bien", argumenta Bellido.

"Al acudir al domicilio del paciente se crea un vínculo de confianza muy beneficioso"

Así, en 2013 decidieron embarcarse en el proyecto, con el objetivo de facilitar el seguimiento en ensayos clínicos a domicilio.

A principios de 2015 constituyeron la sociedad, y en ese mismo año comenzaron a trabajar, con un estudio realizado en Cataluña, en cuya capital es donde está localizada la compañía.

El servicio que ofrece Emibet consiste en acudir al domicilio de los pacientes a realizar las pruebas necesarias para los estudios clínicos. La  enfermera que acude a cada domicilio es siempre la misma, y se dispone también una enfermera de sustitución para cada paciente, por si no pudiera ir la habitual. 

De esta forma "se crea un vínculo de confianza muy beneficioso", según la cofundadora de Emibet. En su opinión, al conocer a la profesional, el paciente "abre las puertas, se siente más atendido y apoyado", lo que ayuda a que no abandone el estudio. Además se descongestionan los centros hospitalarios al no tener que atender a los pacientes de los ensayos.

También ofrece de forma puntual servicios de enfermería a domicilio en Barcelona, donde está localizada la empresa. Entre ellos están el poner inyecciones, hacer curas, etc; aunque la compañía tiene el foco puesto en los ensayos clínicos.

Buena acogida y proyección internacional de la empresa

Bellido relata que Emibet está teniendo una buena acogida por parte de las empresas. En cuanto al desarrollo de su primer proyecto, tanto los pacientes como el centro que lo ha encargado están "muy contentos" con el resultado. El promotor del estudio les ha sometido a una auditoria, la cual han superado con éxito. 

En estos momentos la compañía está abierta a realizar trabajos a nivel nacional, y embarcada en la apertura del mercado en Portugal. Próximamente comenzará a participar en un estudio clínico de dos años de duración en el país luso.

Bellido asegura no tener miedo a la internacionalización, y contempla Francia e Italia como países en los que le gustaría poder trabajar en el medio plazo.

El equipo de Emibet lo componen actualmente 15 enfermeras, aunque con el inicio del estudio en Portugal ampliarán el equipo hasta llegar a unas 60.

Cualquier profesional de la enfermería es bienvenido en el proyecto, ya sea para trabajar de forma exclusiva o de forma simultánea a su empleo habitual.

Bellido explica que a los trabajadores se les hace un contrato mercantil, y son asegurados mediante un seguro de responsabilidad civil.

La tarificación de sus servicios se hace en función de lo que requiera el estudio y la cantidad de visitas necesarias. Cada estudio tiene un presupuesto diferente que se acuerda con el promotor del mismo.

Plataforma educativa centrada en los ensayos clínicos

Para iniciar la empresa sus fundadoras no tuvieron que pedir financiación, ya que al ser todo "online y a domicilio", el coste fue mínimo. Tampoco contaron con ninguna ayuda de la administración.

Las inversiones más importantes fueron las dedicadas a la creación de su página web y posteriormente en publicidad, una vez ya habían comenzado a facturar.

Entre sus planes de futuro se encuentra el de abrir una plataforma de formación en temas de investigación relacionados con la enfermería. Mediante dicha plataforma explicarán la forma adecuada en la que se tienen que llevar a cabo los estudios clínicos, cómo se han de recoger los datos, las muestras, etc.

Se trata de procedimientos que "se aprenden en el día a día, pero no están recogidos en ningún curso ni formación específica", concluye Bellido.