La compañía belga de comida a domicilio Take Eat Easy ha anunciado este martes el cese de su actividad por problemas de financiación y por la creciente competencia en el sector.

En un comunicado, Take Eat Easy, que en España prestaba servicio en las ciudades de Madrid, Barcelona y Valencia, ha achacado la decisión a la financiación que necesitan las startups como ella y a la creciente competencia del mercado.

En concreto, cita la llegada de UberEats al mercado y la inminente ampliación por Amazon de su servicio de entrega de comida a domicilio y el impacto que estos dos gigantes pueden tener en el mercado, cuyo efecto temen los inversores, lo que provoca un problema a las empresas que, como Take Eat Esasy ,dependen de los inversores en sus primeros años de vida.

Take Eat Easy ha dado las gracias a los que han contribuido a su proyecto y se ha manifestado orgullosa “de haber sido pieza clave en la transformación del sector de la comida a domicilio”.

La empresa, que conectaba a los consumidores con restaurantes muy valorados por medio de su red de ciclistas repartidores locales, alcanzó el millón de entregas en los cuatro mercados en que operaba (Francia, Bélgica, España y Reino Unido) el día 12 de julio del presente mes.

Sin embargo, su financiación estaba muy por debajo de la de sus competidores. Take Eat Easy alcanzó los 16 millones de euros de financiación en 2015, mientras que Deliveroo consiguió 200 millones en el mismo año, a lo que se sumó el lanzamiento de UberEats.

En Francia Take Easy tenía presencia en trece ciudades, de las que en ocho había abierto entre 2015 y 2016.

En Bélgica tenía cuatro mercados locales, que incluían la zona de habla belga y flamenca del país, y en España daba servicio en tres ciudades (Madrid, Barcelona y Valencia), mientras que en Reino Unido había empezado a consolidarse en Londres.