Cookin´Forms es el proyecto de Laura Azaña y sus cuatro socias, una marca de uniformes de hostelería y restauración que utiliza materiales sostenibles de alta calidad, con un diseño "moderno y vanguardista".

El proyecto apuesta por "los restaurantes de alta gama que basen su idea de negocio en los diseños de sus platos, de la arquitectura y del interiorismo de su local", explica Azaña.

La idea de las cinco socias pretende dar un giro al concepto de chef, camarero o sumiller puesto que, según Azaña, "están utilizando los mismos uniformes desde hace 50 años y queremos jugar con una integración completa de los uniformes en el ambiente de los restaurantes".

Cookin´Forms se consolidó en el concurso Fashion Weekend Lab, en el Campus de Google de Madrid?, en el que las integrantes del grupo obtuvieron el primer premio, el pasado 21 de octubre.

Un concepto rompedor

La línea básica comprende los diseños más sencillos, que integran materiales antimanchas y sostenibles. "Son configurables para el cliente porque los podemos customizar en función de lo que nos pida", explica Azaña.

La gama premium, con dos líneas al año, se centra en elaborar uniformes a partir de los estilos de moda que se llevan en cada temporada.

La línea golden ofrece un servicio de consultoría para atender las necesidades específicas de cada cliente y elaborar un diseño personalizado desde cero.

Según la socia de Cookin´Forms, "aunque algunos restaurantes sí juegan un poco con el diseño de los uniformes, la calidad de los materiales es muy mala y no transpira, por lo que desentonan con el diseño del local. Se preocupan por el interiorismo, los platos y el ambiente, pero se olvidan del vestuario".

El proyecto se encuentra en fase inicial por lo que, aunque los diseños están elaborados, todavía falta seleccionar una fábrica y conseguir clientes.

"Actualmente trabajamos con una incubadora y eso nos ayuda a armar el modelo de negocio para presentárselo a los inversores", cuenta Azaña.

Textil laboral, un sector poco explotado

Aunque el mundo de la gastronomía está registrando un gran desarrollo, según Azaña, "a los establecimientos les falta una incidir en el vestuario para que sea una experiencia total para el cliente".

"El sector de la hostelería y la restauración en concreto es muy estático y está muy poco aprovechado. Hay muchas empresas que se dedican a la fabricación de uniformes de trabajo, pero no con una idea de integración, puesto que son diseños muy planos, muy iguales y de mala calidad", explica la socia de Cookin´Forms.

"Ahora mismo queremos centrarnos en algo abarcable como el sector de la hostelería y la restauración, pero en un futuro no descartamos ampliar la empresa a otro campo", afirma Azaña.

A pesar de que la socia fundadora del proyecto admite que les ha resultado difícil emprender, admite que cada vez más jóvenes se decantan por esta vía.

Según Azaña, "lo más complicado es estar varios años dedicándote al proyecto sin recibir ingresos, siempre necesitas un respaldo, por lo que en este momento nos estamos centrando en conseguir financiación".

[embed]https://twitter.com/MadridContigoTM/status/798129629257052160[/embed]