Este grupo de cinco emprendedores está esperando a lanzar Dynasty Feud, su primer videojuego del estudio que saldrá al mercado en los próximos meses.

Eneko Eguiluz decidió estudiar en Digipen Institute of Technology en Bilbao en 2011 para especializarse en desarrollo de videojuegos. Allí conoció a tres de sus cuatro compañeros con los que cuatro años más tarde puso en marcha Kaia Studios, una startup vizcaína que se dedica a desarrollar sus propios videojuegos para ordenadores y consolas.

“En el último año de carrera decidimos que podríamos intentar emprender en lugar de tener que dejar el país para obtener experiencia en otras empresas ya consolidadas”, asegura el cofundador de Kaia Studios, Eneko Eguiluz, que destaca a la startup por formar “un equipo muy cualificado”.

Aunque los cinco socios fundadores de Kaia Studios (Eneko Egiluz Beramendi, Aitor Gómez Jiménez, Jon Sanchez Herrasti, Juan Sampedro Pérez y Aitor Tejedor Gundín) carecían de conocimientos empresariales para poner en marcha la empresa, decidieron arriesgarse. Y, ahora, están esperando a lanzar Dynasty Feud, su primer videojuego del estudio que saldrá al mercado en los próximos meses.

Además de la aplicación online, Eguiluz asegura que uno de los principales problemas con los que se han topado es la visibilidad. “Que un videojuego sea bueno, entretenido y guste, no significa que vaya a llegar a todos los jugadores potenciales. Es muy complicado hacerse notar cuando el mercado está tan saturado”, destaca el cofundador de Kaia Studios.

¿Cómo eligen el tipo de videojuego que van a desarrollar?

Procuramos estudiar todos los aspectos a nuestro alcance, empezando por lo que a nosotros nos gustaría desarrollar, y dándole forma con base en las tendencias que pueda haber, nichos a explotar, ideas innovadoras.

¿Cuáles son los más demandados?

Los juegos de acción son los que las grandes compañías más explotan esto años, y mejor si tienen opción multijugador online, que ahora mismo son muchos los que cuelgan las partidas en internet para enseñarle al mundo sus hazañas. De todas maneras, las tendencias son, como en todo, muy variables.

El mercado de los videojuegos se caracteriza por ser muy competitivo, ¿en qué se diferencia Kaia Studios de sus competidores?

Me gusta destacar el alto rendimiento del equipo. Tenemos además un perfil muy técnico y esto nos permite encontrar soluciones en poco tiempo. Además, somos un grupo de jugadores muy variado, y cuando hay que decidir algo sobre el diseño hay aportaciones realmente interesantes y variadas.

¿Cuál es el perfil de sus clientes?

Depende mucho del videojuego con el que se trabaje. Cada vez tenemos más perfiles que estudiar. A día de hoy los videojuegos son consumidos por prácticamente cualquier rango de edad, clase social y sexo. Con Dynasty Feud nos hemos dirigido a un mercado más bien joven, le hemos dado al juego un tono humorístico y diseño bastante orientado jóvenes a partir de 15 años.

¿Cómo ve Kaia Studios en el futuro?

Confiamos en poder mantenernos vendiendo nuestros juegos y que al menos una parte de los jugadores nos conozcan porque se han divertido mucho jugando con ellos. Y ojalá tengamos una comunidad pendiente de lo que Kaia Studios está desarrollando y poder sorprenderles y seguir haciéndoles disfrutar.