Smitzy es el nombre de una nueva marca española de pantalones para hombre que reinventa el concepto tradicionalmente clásico de los pantalones "chinos". Sus creadores, Carlos, Antonio y Jose Manuel, son tres jóvenes emprendedores que dicen haber hallado "el diseño perfecto".

"La idea surgió por no encontrar este tipo de pantalones, los chinos, que nos gusten. La mayoría de estos pantalones eran de la generación de los padres o de los abuelos.

Así surge la idea inicial de crear esta marca", nos asegura uno de los tres fundadores de Smitzy, Carlos Schmitz, sobre la iniciación del proyecto.

En medio de una corriente de emprendimientos relacionados con la tecnología, Schmitz  ha explicado cómo se les ocurrió el proyecto de creación y venta de pantalones masculinos.

"Fue una idea más. Nos reunimos entonces los tres (Carlos, Antonio y Jose Manuel), estudiando un máster en Madrid. Fue la circunstancia de estar en la misma situación. Hicimos un estudio de mercado y nos dimos cuenta de que hay un hueco para este tipo de producto", ha señalado.

"Los primeros meses los dedicamos a dar con el corte perfecto, con la cintura más ajustada, que se adapta mejor al cuerpo y no tan ancho como los chinos habituales".

"La idea es que al ser compra online tú sepas, independientemente del modelo que elijas, cómo te va a quedar, porque el objetivo es modernizar un clásico", según Schmitz.

Objetivos

Schmitz ha destacado sus principales objetivos, y destaca "el producto", que siempre que puedan lo harán en España, y a largo plazo en Europa, al tiempo que buscan "asegurar la producción y la calidad del tejido".

Sin embargo, como en todo emprendimiento, surgen dificultades, y se ha referido al "volumen de producción" porque "no es fácil encontrar un proveedor de calidad".

Schmitz también ha destacado que otra de las "patas" en que se apoyan para la creación es en el actor  Paul Newman, "ya que aparte de ser actor, famoso y un icono de moda en su época, al mismo tiempo era una persona muy social".

"Como nos inspiramos en él, colaboramos también con la fundación Aladina, que al final está relacionada con la fundación que tiene Paul Newman, al trabajar ambas en un campamento infantil.

Para esta fundación donan "el 5% de cada venta", ha destacado.

El "Servicio Jedi" es la tercera "pata" porque la idea es buscar la excelencia en la atención al cliente, que sea "excepcional", ayudándolo en cualquier problema o duda que pueda tener.

Schmitz ha apuntado que aunque ahora mismo colaboren con dos tiendas físicas en Madrid, su verdadera vía de negocio es la online, por lo que ofrecen "envíos gratuitos, posibilidad de cambio hasta dentro de 100 días, ayudar a encontrar la talla perfecta".

El fundador de Smitzy nos asegura que, gracias a esto, el porcentaje de retorno es del 40%, bastante alto dentro del mercado.

Planes de futuro para Smitzy

Para los clientes que no se atrevan a hacer su primera compra vía online, Smitzy colabora con dos locales denominados Isolé, para que puedan ir a la tienda, tocar el producto y probárselo.

"La barrera más alta que tenemos es esa primera compra", ha explicado, al tiempo que ha avanzado que están estudiando expandirse por Europa pero "el principal problema es la logística".

Por ahora, Smitzy ofrece envíos gratuitos en España y Portugal, siendo sin coste en el resto de Europa a partir de compras de 150 euros.