La empresa energética Holaluz se ha convertido en la primera eléctrica a nivel europeo en conseguir la certificación B Corp, un sello que engloba a más de 2.400 empresas de 50 países y cuyo objetivo es dar visibilidad a compañías que, más allá de generar ganancias económicas, innovan para maximizar su impacto positivo en los empleados, en las comunidades donde sirven y en el medioambiente.

La certificación B Corp es otorgada por la organización sin ánimo de lucro B Lab, que somete a las candidatas a un "riguroso" proceso que valora que las empresas cumplan con altos estándares de desempeño social y medioambiental, de responsabilidad y de transparencia pública, según ha explicado Holaluz en un comunicado.

La cofundadora de Holaluz, Carlota Pi, ha señalado que esta certificación es una muestra de que el impacto positivo del proyecto tecnológico de transformación del sector energético de la compañía es una realidad.

Holaluz cerró su ronda A de financiación en febrero 2016, cuando Axon Partners invirtió 4 millones de euros en la empresa para proyectos de marketing y comunicación con el objetivo de acelerar exponencialmente el crecimiento de la compañía.