Urbanitae, compañía española especializada en crowdfunding de grandes proyectos inmobiliarios, ha cerrado una ronda de inversión por un valor cercano a un millón de euros, participada por K Fund, All Iron Ventures y Vidrias Ventures.

Urbanitae ha explicado en un comunicado que esta ampliación de capital supone un importante respaldo para la compañía, cuyo principal objetivo es posicionarse dentro del sector proptech y del crowdfunding inmobiliario nacional a través de una tipología de activo inmobiliario "único y diferencial".

La plataforma, que une a muchos pequeños inversores para que puedan acceder a activos destacados a través de la inversión colaborativa, prevé recibir en los próximos meses la licencia definitiva de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para abrir su plataforma al público.

El CEO de Urbanitae, Diego Bestard, ha señalado que “hasta ahora, las mejores oportunidades inmobiliarias quedaban fuera del alcance del inversor minorista al requerir un volumen de inversión muy elevado para acceder".

Una forma de competir con los grandes inversores profesionales

En este sentido, ha dicho que en Urbanitae han tenido claro desde el principio que "juntar a muchos inversores permite conseguir el músculo financiero y operacional para competir con los grandes inversores profesionales, creando un nuevo “player” en lo que hasta ahora ha sido un club privado y bastante reducido".

El socio general de K Fund, Iñaki Arrola, ha apuntado que "la plataforma es el presente y el futuro del crowdfunding inmobiliario debido a su compromiso con la trasparencia, la excelencia y la rigurosidad durante todo el proceso de inversión”.

Así, el "alto nivel de profesionalización de Urbanitae" es uno de los factores "determinantes" para Yago Arbeloa, responsable de Viriditas Ventures, quien también ha valorado muy positivamente que “la startup haya supeditado el inicio de su actividad a contar con todos los requerimientos regulatorios”.

El potencial del crowdfunding inmobiliario es otro de los aspectos "decisivos" para los inversores, “un mercado que se prevé que genere en 2025 entre 90.000 millones y 100.000 millones de dólares a nivel mundial”, ha subrayado Hugo Mardomingo, responsable de All Iron Ventures.