Marina López es la directora de la Asociación de Moda Sostenible de España (AMSE). Dedicada a los tejidos hechos con cáñamo, en su marca, que lleva su nombre, afirma dedicarse a esto “antes de que se llamara moda sostenible” y cuenta a EFEemprende los vericuetos de un sector en el que lleva “toda la vida”.

Marina López dirige la Asociación de Moda Sostenible de España, que surgió a principios de 2015 por la necesidad de "agrupar las pequeñas empresas" que  estaban surgiendo dentro del ámbito de la moda sostenible y que, desde ese momento, empezaron a crecer. Según la diseñadora, el objetivo de la fundación es crear una sinergia entre marcas que establezca una comunicación en la que "apoyarse mutuamente".

López ha explicado que una pequeña empresa es complicada de llevar dada la inversión y el tiempo que requiere, especialmente al principio, "y más si se trata de moda sostenible".

Por ello, en la asociación realizan, entre otras actividades, charlas de concienciación y difusión de las marcas que apoyan la filosofía de la moda sostenible, dos aspectos muy relevantes dado que, para ella, "el futuro de la moda, o es sostenible o no es".

Para entrar en la asociación, la empresaria ha detallado que las marcas deben pasar primero por una serie de filtros y rellenar un documento con cuestiones acerca de los materiales utilizados, el lugar de confección o las condiciones de la plantilla, entre otros aspectos. Por último se realiza una "entrevista personal" y se investiga a la marca para asegurar que se cumplen estas directrices. La asociación en la actualidad cuenta con 77 empresas sostenibles.

Requisitos para la sostenibilidad de una marca

En cuanto a los objetivos que debe cumplir una firma de moda para considerarse sostenible, López ha puesto de relieve que es necesaria la utilización de materiales orgánicos y/o reciclados, "como el algodón orgánico, el cáñamo, el lino y la seda". En segundo lugar, AMSE tiene en cuenta el cuidado de la confección, dónde se confecciona y por quién, y, sobre todo, estudia que la ropa esté fabricada "de una manera ética" que respete los derechos de los trabajadores, ha destacado.

Por último, la empresa debe "tener cuidado con el kilómetro 0", es decir, que no se produzca huella de carbono en la fabricación. Según la directora de AMSE, "no es lo mismo fabricar en tu ciudad o en los alrededores que trasladar la ropa a países de Asia como India o Bangladesh".

En definitiva, los objetivos del slow fashion residen en una moda ética, que cumpla todos los requisitos ecológicos y que utilice materiales orgánicos

Responsabilidad de las marcas y de los consumidores

En relación al reciente caso de Burberry (en su último informe anual señaló que quemó su stock por valor de 32 millones de euros con el fin de proteger su marca), López ha afirmado que se trata de una práctica "que el resto de marcas siempre han realizado" a pesar de que han lanzado líneas bajo la denominación ecológica. A esto se le denomina greenwashing, "el lavado de cara “verde” que hacen las marcas fast fashion -grandes marcas-" , ha explicado la diseñadora. 

El primer paso que deberían hacer las firmas es, en opinión de la empresaria, "dejar de fabricar en Asia y traer aquí la producción" y, sobre todo, frenar la superproducción, ha reconocido. Sin embargo, para López, la responsabilidad de la moda sostenible también recae en los consumidores a la hora comprar, ya que deben saber "si lo que van a comprar les hace falta o no", ha ejemplificado.

"Internet no solo debe hablar de la salud del planeta sino también de nuestra salud"

Preocupada por el panorama de la moda española, la directora de AMSE ha asegurado que "todavía falta mucha concienciación", pues mientras los medios dedican actualmente espacios a temas como el consumo de alimentos orgánicos, no se debate del mismo modo el peligro para "la salud física" de la ropa del fast fashion.

"La ropa integra unos tintes que llevan cromo, una serie de elementos que pasan a través de la piel", ha explicado López. "Cada vez hay más casos de problemas cutáneos e incluso otras enfermedades más graves, y la ropa influye enormemente en esto". En su opinión, Internet no solo debe hablar de la salud del planeta sino también de "nuestra salud", ha concluido.

Noticias relacionadas

https://www.efeemprende.com/noticia/laagam-ines-arroyo-entrevista/

https://www.efeemprende.com/noticia/wear-your-waste-enriquez/