Oliber es una ortesis que permite a personas con manos atrofiadas agarrar objetos gracias a unos imanes, ideado por un grupo de emprendedoras chilenas, finalistas de los premios Fundación Mapfre a la innovación social.

Oliber consiste en unas tiras de tejido hipoalergénico con unos imanes en el interior que se sujetan a la mano o muñón y con las cuales una persona que ha perdido la posibilidad de utilizar los dedos de las manos puede agarrar cubiertos y otros objetos.

Esta herramienta está pensada para personas con epidermólisis bullosa, una enfermedad genética poco frecuente e incurable que genera una extrema fragilidad de la piel al mínimo roce conocida como 'piel de mariposa' o 'piel de cristal' que provoca unas graves heridas e imposibilita usar las manos y que en España afecta a unas 500 personas.

Ante el conocimiento de esta realidad, un grupo de emprendedoras chilenas encabezado por Camila Vivallo y Bárbara López idearon esta herramienta, que fue seleccionada como finalista de los premios de la Fundación Mapfre a la innovación social.

"Nos impactó mucho el sufrimiento de las personas con este problema, que apenas son 500.000 en el mundo y en Chile son muy pocos. Nadie hace nada por ellos, los costes de su enfermedad son muy altos y tienen muy baja calidad de vida, así que hacer algo que la mejore es importante", ha explicado Vivallo durante una entrevista con EFEemprende en Madrid.

Con Oliber, las personas que no pueden utilizar sus manos pueden agarrar cubiertos, un teléfono móvil, un cepillo de dientes o un bolígrafo, gracias a unas tiras adhesivas imantadas que se colocan en cualquier objeto que pese menos de un kilogramo y son atraídas por los imanes de la ortesis.

La simplicidad de la idea llevó a las creadoras de este objeto a extender su uso más allá de los pacientes de esta rara enfermedad, ya que puede ser útil también a personas con amputaciones, enfermedades como la lepra en los lugares donde aún sigue dándose, o a personas con dolencias más comunes, como la artrosis.

"El diez por ciento de la población mundial tiene artrosis y otras enfermedades que dejan a las personas sin poder usar sus manos. Calculamos que Oliber puede ayudar a 1.400 millones de personas en el mundo", ha asegurado Vivallo.

Oliber una empresa "puramente de mujeres" orgullosa de serlo

Camila Vivallo ha destacado que en su proyecto, desde las fundadoras hasta las mujeres que elaboran los 'Olibers' está formado íntegramente por mujeres, ya que las encargadas de la fabricación son un grupo de mujeres chilenas de bajos recursos que tejen las piezas, disponibles en diferentes tallas y colores, y con diseños especiales pensados para niños, creados por el diseñador chileno Dante Bravo.

"Es una empresa puramente de mujeres y estamos orgullosas de ello. Es gratificante demostrar que podemos hacer todo esto siendo solamente mujeres", ha finalizado.

El coste de un Oliber es de 54 dólares estadounidenses (47 euros), a lo que se añaden los gastos de envío, que no superan los 8 dólares según sus creadores.

En unos meses de venta al público, este grupo de emprendedoras chilenas ha enviado más de 400 unidades a 18 países, y uno de sus proyectos es enviar un millar de ellos a países africanos y asiáticos donde haya un número importante de personas con amputaciones.