La Agencia EFE cumple 80 años como garante de la información veraz y de calidad y defensora de la libertad de expresión en un momento en el que la desinformación y las noticias falsas son dos de los principales enemigos del periodismo.

En ocho décadas han cambiado las formas, las herramientas, los canales y los formatos del periodismo, pero "la libertad de expresión y el derecho a una información veraz son los principios irrenunciables que inspiran y comprometen el quehacer periodístico" de EFE aún hoy, tal y como ordena su Estatuto de Redacción.

En la actualidad, más de 1.100 informadores, 403 de ellos en el exterior, componen la redacción de este medio de comunicación de titularidad estatal, además de colaboradores que trabajan desde más de cien países para cumplir el mandato de aportar una "información veraz, relevante, de calidad y fiable, no sometida a intereses particulares".

Fundada en Burgos en 1939

Todo empezó el 3 de enero de 1939, en plena Guerra Civil Efe se fundaba en Burgos como una agencia local de noticias, constituida como sociedad anónima y presidida por el marqués de Torre-Hoyos, Celedonio Noriega.

En sus comienzos, apenas cuatro radiotelegrafistas recibían en Madrid información que después redactaban y era distribuida por un ciclista a los periódicos y emisoras más importantes de la ciudad.

Hoy, la Agencia es el medio español multimedia con la mayor red de corresponsales, tiene presencia en todos los continentes y cuenta con servicios en español, portugués, inglés, árabe, gallego y catalán.

Desde que abriera la primera corresponsalía en América Latina en 1965, en Buenos Aires, Efe ha puesto en marcha oficinas en países extranjeros, con una presencia especialmente destacada en el Cono Sur y Centroamérica.

Son 44 las delegaciones del exterior, 28 las nacionales más la central situada en la Avenida de Burgos de Madrid que trabajan bajo la máxima de que "la imparcialidad, la exactitud, la carencia de tendenciosidad y la honradez son principios ineludibles" para Efe.

Grandes hitos

Sin duda, ese afán contribuyó a que la Fundación Príncipe de Asturias concediera en 1995 a la agencia el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades como reconocimiento a su labor, independencia y neutralidad.

Presente en grandes acontecimientos, pero también contando la actualidad más imprevista, los informadores de Efe han firmado grandes exclusivas como las fotografías del intento de golpe de Estado del 23F, la muerte de Pol Pot o las imágenes del derrocamiento de Nicolae Ceacescu.

También ha querido celebrar el periodismo de calidad elaborado por los compañeros periodistas de otros medios de comunicación: en 1977 creó los Premios Efe de Periodismo, que en 1983 pasan a ser los Premios Rey de España de Periodismo.

Escuela de formación de periodistas, en 2005 puso en marcha la Fundación del Español Urgente (Fundéu), institución patrocinada por EFE y BBVA que ayuda al buen uso del español en los medios de comunicación.

Uno de sus tesoros más preciados es el archivo gráfico, que no deja de crecer también gracias a la alianza gráfica internacional con la European Pressphoto Agency (EPA).

Compromiso con la igualdad, la innovación y la defensa del servicio público

Nacida como una agencia local privada, Efe pasó a ser declarada en 1956 empresa de interés nacional por el Estado, que compró entonces las primeras acciones. Medio siglo después, en 2017, la Unión Europea reconoció su categoría de Servicio Económico de Interés General.

Y a finales de 2018, Efe materializaba su compromiso con la igualdad con la puesta en marcha de Efeminista.com, un proyecto informativo transversal que persigue promover la igualdad real, empoderar a las mujeres y conseguir su participación en todos los ámbitos.

"La Agencia EFE será una agencia de defensa del feminismo", declaró su presidente, Fernando Garea.

De cara al futuro, la empresa informativa afronta, como todo el sector, el reto de innovar y no sólo adaptarse, sino adelantarse a los cambios tecnológicos, siempre desde la defensa del servicio público.

En el corto plazo, Efe aspira a que los partidos políticos acuerden que sea el Parlamento, y no el Gobierno, quien designe al próximo presidente de la agencia.