La startup Woolax nació en noviembre de 2017 con la intención de ayudar a las empresas a combatir el estrés  de sus trabajadores utilizando como aliado la tecnología de realidad virtual, tal y como ha detallado el director de marketing y comunicación de la compañía, Raúl J. Sánchez en una entrevista con Efe.

Woolax nació en noviembre de 2017 y el director de marketing y comunicación de la compañía, Raúl  J. Sánchez  ha relatado a Efe que la idea se inició porque tres socios fundadores: el actual consejero delegado de la compañía, Juanjo Saez; el director de tecnología, Jorge Serna, y el propio Sánchez, se juntaron en la incubadora de startups de realidad virtual Oarsis, encuadrada dentro de Demium.

El directivo de la compañía ha indicado que los tres socios aportaron su experiencia desde "de manera individual, cada uno con diferentes perfiles, uno con un perfil tecnológico otro con un perfil más financiero y de desarrollo de negocio y otro con un perfil más de marketing y comunicación" .

Así, Saez, Serna y Sánchez, atraídos por la realidad virtual, decidieron atacar el estrés, un problema que consideran "la enfermedad del Siglo XXI" y hacerlo "utilizando esta tecnología como aliada", ha relatado Sánchez.

Woolax funciona mediante gafas de realidad virtual sincronizadas con un sillón de masaje

El sistema que presenta Woolax, se inició mediante la propuesta de experiencias de relajación en realidad virtual y Sánchez detalla: "A  las gafas de realidad virtual le unimos una sincronización con un sillón de masaje y de esa manera hacíamos un producto más completo o 'premium'.

Woolax ha empezado su andadura ofreciendo su producto, en palabras del director de marketing  "en el sector empresarial y entornos laborales en las que vemos que el estrés es un problema importante". Así, Sánchez ha señalado que Woolax "ofrece instalar este sistema en las oficinas para que los empleados puedan utilizarlo cuando quieran durante su jornada laboral".

"Nuestro sistema ofrece muchas facilidades", ha indicado Sánchez, ya que "solo ocupa cuatro metros cuadrados; es decir, puede ser instalado en un espacio accesible para la gente y no es necesaria una gran sala para albergar a toda la plantilla".

La manera de acceder a él una vez instalado es con un sistema de reservas integrado en el de reserva de salas de la empresa en cuestión y en caso de que no lo tenga, la compañía facilita "una aplicación muy sencilla en la que se ve la disponibilidad horaria del sistema y en el hueco libre el usuario puede hacer click y reservar sus 10 minutos de sesión", ha informado Sánchez.

Woolax, inmersa en una ronda de financiación de 200.000 euros para llegar al sector salud

La compañía se encuentra en una ronda de financiación de 200.000 euros de los que ya tiene comprometidos 40.000 y una vez completada, Woolax pretende "continuar el trabajo en el mundo de la empresa y aterrizar en 2019 en el sector de la salud e ir creciendo en ambos sectores".

Para llegar al sector salud, la compañía colabora con la facultad de medicina de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), en la especialidad de psicología médica y, según ha detallado Sánchez, la idea de Wooolax es "ofrecer el producto en el entorno sanitario en clínicas para momentos que sean especialmente tediosos para los pacientes como la diálisis o el dentista".

Y ya en un futuro, Woolax tiene la ambición de "ofrecer los beneficios del  sistema a todo el mundo", sobre todo "cuando la realidad virtual sea una tecnología que esté más implementada en la sociedad; es decir, que cada persona tenga sus gafas de realidad virtual en su casa"

Una vez que acabe esta ronda, la compañía quiere incorporar entre 8 y 10 empleados "en el apartados comercial y desarrollo de empleados", que se unirían de esta forma a los tres fundadores, que cuentan también con un colaborador a tiempo completo y otros tres colaboradores a tiempo parcial, sin descartar "cualquier colaboración que se considere valiosa para el proyecto".