Legaliboo ha generado más de 3.000 documentos legales y contratos personalizados desde 2015, según ha explicado en una entrevista con EFEemprende su director ejecutivo, Andrés Romero Mateos.

En su cartera de clientes se encuentran bufetes de abogados, aseguradoras y organizaciones empresariales referentes en el ámbito nacional.

Los documentos más demandados son acuerdos de confidencialidad, documentos relacionados con la LOPD (política de privacidad, ejercicio de derechos...) y contratos como los de cesión de derechos de imagen o arrendamientos, entre otros.

"Esperamos que, gracias a nuestro acuerdo de colaboración con Kyocera, cada vez más despachos profesionales opten por implantar nuestra tecnología para ofrecer este servicio. Al mismo tiempo, determinados acuerdos con 'partners' en diversos países de Sudamérica creemos que nos permitirán internacionalizar el servicio", explica Romero Mateos.

¿Cómo empezó todo?

En Murcia, hace ahora cuatro años. Un abogado –Andrés- y dos desarrolladores con experiencia en automatización y gestión documental –Juan y Bartolomé- deciden afrontar un reto: ¿es posible que cualquier persona pueda componer documentos legales de forma automática?

Esta pregunta obedecía en su momento a la inquietud de los socios fundadores de acercar el derecho al ciudadano de a pie siguiendo así una tendencia mundial que se inició en Estados Unidos y que hoy es cada vez más demandada.

En nuestros inicios también nos ayudó mucho el hecho de que el despacho Cuatrecasas nos seleccionara para la primera aceleradora 'legaltech' (tecnología aplicada al sector legal) impulsada en España.

Posteriormente, una vez que contamos con la tecnología, decidimos licenciarla a terceros (despachos de abogados y aseguradoras principalmente) para que estos pudieran así ofrecer el servicio a sus propios clientes.

¿Qué servicios ofrecen?

El servicio inicial consistía en ofrecer una serie de documentos legales y contratos a los usuarios (particulares y empresas) para que estos pudieran componerlos por sí mismos en cualquier momento y en cualquier lugar. El documento se genera automáticamente y de forma inmediata en función de las respuestas del usuario a las preguntas que la herramienta va formulando.

Asimismo, nuestro servicio Legaliboo PRO consiste en licenciar nuestra tecnología a otras compañías para que éstas ofrezcan a sus clientes o usuarios (clientes, personal, proveedores, etc.) la posibilidad de auto-completar sus documentos y contratos. Para ello pueden utilizar nuestros documentos o bien los contratos y documentos que ellos mismos vengan utilizando.

¿Cuántos documentos han generado desde sus inicios?

Aproximadamente 3.000 documentos.

¿Qué documentos son los más demandados?

Principalmente se generan acuerdos de confidencialidad, documentos relacionados con la LOPD (política de privacidad, ejercicio de derechos, etc.) y contratos varios como cesión de derechos de imagen, arrendamientos…

¿Qué propuestas son las más novedosas?

Partimos de la base de que la tecnología y el servicio en sí mismos son novedosos e innovadores. Cualquier persona puede componer el contrato que necesita (lo cual no obsta a que para casos complejos o que necesiten cierta personalización, nuestro consejo es acudir a un profesional o trasladarnos sus dudas para que podamos ayudarles). Dicho esto, creo que el enfoque del modelo también es bastante novedoso.

Podemos citar dos aspectos: por un lado, contamos con contratos 'diferentes' además de los habituales. Algunos ejemplos podrían ser el contrato de compraventa de ordenador, contrato para compartir gastos de viaje o, uno muy demandado en Navidad, el contrato para compartir décimo de lotería; la otra gran novedad que nos diferencia de otras opciones que existen en el mercado es la licencia de la herramienta que hacemos a terceros. De este modo, cualquier compañía puede tener 'su propio Legaliboo'.

¿Cúal es el perfil de sus clientes?

En cuanto a los usuarios particulares y empresas, se trata sobre todo de profesionales o pequeñas empresas que necesitan puntualmente un contrato sencillo.

También cualquier tipo de particular, en menor medida, que se ha visto atraído por documentos más “exóticos” (contrato de profesor particular o el citado contrato para compartir décimo de lotería).

En cuanto a nuestros clientes corporativos, usuarios del servicio Legaliboo PRO, se trata principalmente de despachos de abogados de tamaño pequeño o mediano comprometidos con los avances tecnológicos. Suelen ser despachos innovadores que consideran la tecnología un aliado imprescindible en la nueva forma de consumo que se está imponiendo. También en el sector legal.

Además de los despachos, el sector asegurador encuentra grandes ventajas en la automatización de los documentos legales de todo tipo ofrecidos a sus clientes. En este ámbito podemos citar a Grupo DAS, una de las aseguradoras de referencia en asistencia legal, que ha confiado en Legaliboo desde el principio para ofrecer a sus clientes (de seguro y reaseguro) las ventajas de la automatización.

¿Cúales son las claves de su éxito?

No sé si todavía podemos hablar de éxito. Hasta que no hayamos consolidado nuestro modelo y seamos una empresa rentable no consideraría que Legaliboo ha triunfado. Son muchos factores los que tienen que confluir.

No obstante, la visibilidad de Legaliboo, el creciente interés en la herramienta y los diversos hitos que se han ido obteniendo, quizás se deban a un cúmulo de cuestiones: novedad de la solución, creciente interés en la automatización en términos generales, imagen fresca y diferente a la clásica ofrecida por los abogados tradicionales; y sobre todo, la tecnología desarrollada, la cual, por ser un desarrollo propio íntegramente, nos permite adaptarnos a las circunstancias del cliente y ofrecer soluciones personalizadas.

Tampoco debemos olvidar el apoyo ofrecido por ENISA y por el INFO a través de sendos préstamos participativos y, por supuesto, de nuestros inversores. Todos ellos han contribuido y nos han brindado su confianza.

¿Cúal ha sido la facturación 2018?

Discreta. Como startup aún estamos consolidando nuestro modelo de negocio y no hemos alcanzado punto de equilibrio.

¿Y su previsión para 2019?

Esperamos que, gracias a nuestro acuerdo de colaboración con Kyocera, cada vez más despachos profesionales opten por implantar nuestra tecnología para ofrecer este servicio. Al mismo tiempo, determinados acuerdos con 'partners' en diversos países de Sudamérica creemos que nos permitirán internacionalizar el servicio y que empiece a ser conocido y utilizado en países como Colombia, Argentina y otros.

¿Cómo ve el futuro de su empresa?

Nos gustaría ser el estándar utilizado por despachos profesionales para la automatización de sus documentos legales y contratos gracias a nuestro servicio Legaliboo PRO.

En cuanto a Legaliboo.com (más dirigido a particulares y empresa), queremos ser el referente en España y Sudamérica para que las personas puedan acceder a sus contratos de forma sencilla.

Para ello estamos inmersos en una completa renovación de nuestra página web y de los servicios ofrecidos. En breve lo podremos mostrar todo públicamente.

Para todo ello creemos en los acuerdos de colaboración con grandes compañías. Este tipo de acuerdos, aunque complicados, aportan credibilidad y potencial de crecimiento a la compañía; y nos pueden ayudar a dar el salto definitivo.