La aplicación de alquiler de habitaciones Badi, que pone en contacto a posibles inquilinos con propietarios, prepara un sistema de pagos integrado para monetizar su servicio, explicó a EFEemprende su fundador, Carlos Pierre.

Badi cerró enero una ronda de financiación de más de 26 millones de euros con la que quiere pasar a la siguiente fase dentro de su plan de negocio. Después de haber "conectado oferta y demanda" y añadido la verificación de perfiles, su siguiente paso será ofrecer "la mejor experiencia posible en la transacción" por medio de este sistema de pagos que pretende tener habilitado a partir de mayo.

El sistema de transacciones que incluirá Badi será de pagos 'en escrow', lo que implica que el intermediario retiene el importe pagado por el cliente hasta que este ingresa en el apartamento y da su aprobación, algo similar a lo que ya realizan plataformas como AirBnb con el objetivo de evitar el fraude. Lo harán, en principio, de la mano de la compañía estadounidense Stripe.

Esta novedad en la aplicación le permitirá comenzar a monetizar el negocio, ya que hasta ahora la aplicación no tenía vías para hacerlo. "En ningún momento hemos querido monetizar con publicidad ni con sistemas 'freemium'", ha explicado Pierre.

Badi cuenta actualmente con 1,5 millones de usuarios dados de alta en su plataforma y cada mes recibe unas 19.000 habitaciones nuevas y 1,8 millones de solicitudes de alquiler, ha asegurado su fundador.

Con estas cifras, Badi ha acumulado el último año casi 35 millones de euros en financiación, entre la ronda de febrero pasado, cuando captó unos 8 millones de euros, y los 26 millones de la última, aportados por fondos de inversión internacionales como Goodwater Capital, Target Global, Mangrove Capital y Spark Capital.

Además del sistema de pagos, con los fondos captados prevé duplicar su plantilla, que actualmente consta de 65 empleados, e implantarse con más fuerza en Londres, París, Roma y Berlín, sus próximos objetivos tras haberse extendido en Madrid y Barcelona.

"En Londres abrimos hace tiempo y está yendo bien, mientras que en París y Roma estamos haciendo un lanzamiento suave, y ahora hay bastante movimiento. Además, abriremos Berlín", ha asegurado Pierre.

"En cinco o diez años el 60 % del alquiler de pisos será por habitaciones"

Badi se dirige a un público urbano que ve cómo en las grandes ciudades europeas alquilar un piso completo está lejos de su alcance, en un mercado que ve "extremadamente obsoleto" a la hora de vincular oferta y demanda, algo que comprobó el propio Pierre cuando estuvo buscando piso en Barcelona.

"Al buscar piso me di cuenta de que no podía afrontar un piso entero, es una tendencia global en las grandes ciudades, que tienen cada vez más población con tendencia a vivir en el centro, donde los precios suben", ha apuntado Carlos Pierre.

Por eso, este emprendedor que procedía del ámbito de la consultoría empresarial, decidió poner en marcha una plataforma con el objetivo de unir oferta y demanda, algo que bajo su punto de vista puede ayudar a reducir la escalada de precios, al "desbloquear oferta" más barata, al alquilar solo habitaciones en lugar de viviendas completas.

"Creemos que en cinco o diez años el 60 % del alquiler de pisos será por habitaciones, al menos en las grandes ciudades", ha vaticinado Pierre, quien ha asegurado que se va a dedicar siempre al alquiler de habitaciones, no de viviendas completas.

Badi -que procede del inglés 'buddy', compañero- utiliza un algoritmo de aprendizaje automático que vincula la información de sus usuarios, como los gustos, la edad o los idiomas que habla cada persona, para facilitarle la tarea de encontrar compañeros de piso.

Preguntado por cómo lucha contra el fraude, Pierre ha explicado que verifica cada usuario al vincularlo a un correo electrónico, un teléfono o un número de cuenta bancaria, además de contar con un sistema de denuncia de fraudes.

"En el futuro el objetivo es estar en cualquier ciudad que tenga problemas de oferta de vivienda"

Tiene preparado un sistema para controlar a aquellos usuarios que suben más de un número determinado de habitaciones, ya que su objetivo es evitar que entren intermediarios en la aplicación, sino que sean siempre propietarios, particulares o inversores con varios pisos.

"No aceptamos que haya intermediarios, porque añadirían unas comisiones que no tendrían sentido", ha argumentado Pierre.

El emprendedor no ha querido precisar cuáles son los objetivos de facturación que se plantea una vez tenga en marcha el sistema de pagos, pero sí ha asegurado que geográficamente su foco actual es el mercado europeo.

"En el futuro el objetivo es estar en cualquier ciudad que tenga problemas de oferta de vivienda", ha declarado el consejero delegado de Badi.