La compañía británica de pagos recurrentes GoCardless, que ha cerrado recientemente una ronda de financiación de 66 millones de euros, abrirá en los próximos meses una oficina en España y planea expandirse hacia Latinoamérica, ha asegurado a EFEemprende su director de Tecnología y Producto, Carlos González-Cadenas.

GoCardless, una 'startup' británica fundada en 2011 y que trabaja en España desde 2016, ofrece a las empresas un sistema para gestionar los pagos periódicos o domiciliaciones de sus clientes, que le ha permitido obtener 40.000 clientes y procesar más de 8.800 millones de euros en pagos durante el último año.

El modelo de negocio de esta compañía está basado en un modelo de suscripción en el que cobran una comisión del 1 % del importe de cada transacción exitosa para empresas con menos volumen de cobros sin costes fijos, mientras que para grandes compañías con muchas facturas establecen contratos con condiciones personalizadas.

En España, que representa un 5 % de su negocio, cuentan con más de 400 empresas en su red, entre ellas varias compañías emergentes de tecnología y telecomunicaciones, como la comercializadora de energía Podo, el operador móvil virtual de telecomunicaciones Suop, la empresa de viajes TravelPerk o la compañía de facturación Billin.

GoCardless, "a punto" de cerrar un acuerdo con una gran compañía española

"España es uno de los mercados que más rápido crece para nosotros, a triple dígito", ha asegurado el director de Tecnología y Producto de la compañía, Carlos González-Cadenas, que ha avanzado que están "a punto de cerrar" un acuerdo con "una gran compañía" española, crecimiento que esperan acompañar con la apertura en los próximos meses de su oficina española en Madrid.

Bajo su punto de vista, las empresas que gestionan los recibos de sus clientes a través de su sistema consiguen para sus abonados "una experiencia de usuario muy buena" que evita cobros erróneos, una "automatización de procesos" que genera que no tengan que dedicar empleados a comprobar los cobros, y la ventaja de que su herramienta está integrada en la mayoría de aplicaciones de gestión.

Internacionalización y mejora del producto

La ronda de financiación de 66 millones de euros obtenida por GoCardless de la mano de varios fondos de inversión internacionales tendrá dos objetivos principales: la expansión internacional de la plataforma y la mejora del producto.

En cuanto a la internacionalización, la compañía que opera principalmente en Reino Unido, Francia, Alemania y España, ha añadido Suecia, Dinamarca, Australia, Nueva Zelanda y Canadá, lo que les permite ser "la red de cobros vía domiciliación bancaria más grande del mundo", según ha defendido el ejecutivo de GoCardless.

GoCardless abrirá en Estados Unidos y sitúa Latinoamérica y Asia como sus próximos objetivos

En las próximas "cuatro o cinco semanas" la compañía británica pretende lanzar su negocio en Estados Unidos y sus siguientes pasos incluyen América Latina y Asia.

"En el próximo año y medio Latinoamérica y Asia son nuestros próximos objetivos", ha asegurado el directivo de GoCardless, que ha destacado México, Brasil y Argentina como los primeros países de la región en los que están estudiando ofrecer sus servicios.

Por otra parte, la inyección de capital recibida también se va a invertir en hacer "más inteligente" su sistema de pagos y crear "nuevos productos" a través de los datos que recopilan gestionando las domiciliaciones.

Entre esos nuevos productos, preparan una herramienta de gestión de riesgos a partir de la información sobre impagos o retrasos, y también pretenden ayudar a las empresas que trabajan con ellos a encontrar el día óptimo para pasar los cobros a sus clientes.

"Hay fechas más eficientes que otras para hacer los cobros, en función de cuándo se reciben los salarios. Con los datos que tenemos podemos detectar cuál es el mejor día para cobrar al usuario y eso beneficia a la empresa y al cliente", ha explicado el director de Tecnología y Producto de GoCardless.

La compañía británica aspira también a reducir el tiempo que transcurre entre que se realiza el cobro al cliente hasta que se envía a la empresa, de los tres días actuales de media hasta hacerlo en solo uno. "Sería el más rápido del mercado", ha finalizado González-Cadenas.