Pep Gómez (26) creó con 19 años la plataforma de planes de ocio Fever. Siete años después, su espíritu emprendedor no cesó y lo llevó a fundar Reby, una empresa de alquiler de patinetes eléctricos que opera en Barcelona, Zaragoza y Gijón.

Espíritu emprendedor

"Empecé desde pequeño", comenta Gómez en una entrevista telefónica con Efe sobre su iniciativa emprendedora. Oriundo de Castellón, quería aprender a crear música de forma digital, por lo que comenzó a incorporarse en foros de tecnología y a entender el concepto de "sinergia": aprender de otros y ayudarlos a la vez.

A raíz de ello, empezó a montar "un equipo y varias ideas", aunque no le importaba demasiado que todo eso se convirtiera en una empresa para ganar dinero.

Hasta que un viaje a San Francisco lo cambió todo. A sus 17 años se trasladó con una beca a la ciudad estadounidense, donde el impedimento para salir de fiesta -ya que la legislación exigía tener al menos 21- lo inspiró a crear un mapa de calor que marcaba eventos en casas privadas que descargaba de la red.

 "Entonces dije 'qué cosa más interesante porque este problema que lo tengo yo de no saber qué hacer ni cómo ir lo debe tener mas gente'", añade Gómez.

Fever, múltiples propuestas de planes de ocio

Así nació Fever -su nombre se inspira en el concepto de temperatura proveniente del mapa de calor-, una plataforma que propone planes de ocio en diferentes ciudades del mundo como Madrid, Londres, París, Los Ángeles, Barcelona, entre otras.

Es una empresa, según su fundador, "muy madura", que ya lleva alrededor de ocho años de vida, tiene cerca de 300 empleados y ha hecho rondas de 70 millones de euros.

Gómez ya no participa en el día a día de la compañía, aunque el equipo de trabajo inicial se mantiene.

Después de cinco años de trabajo en Fever y cuatro meses de vacaciones, el joven se incorporó como asesor senior de distintas organizaciones como Mobile World Capital, el grupo de medios Prisa, o Asics, donde pudo observar diferentes sectores y aprender de ello.

Nuevo objetivo: los patinetes eléctricos

 "A raíz de esto, el verano pasado un amigo me dijo: 'Mírate este tema de movilidad porque creo que es muy interesante'", relata Gómez sobre los inicios de lo que sería su próximo emprendimiento.

Así fue que, junto con otros tres cofundadores, decidió fundar Reby, una empresa de alquiler de patinetes eléctricos para locales que funciona, hasta ahora -hay planes de expansión-, en Barcelona, Zaragoza y Gijón.

"Somos una empresa rentable desde el día uno. Todo el dinero que hemos levantado a través de los inversores se ha utilizado o para adelantar dinero para deuda bancaria o para financiar proyectos estratégicos de diseño industrial", continúa.

Además de huir del "modelo típico de turista", tal como lo califica Gómez, Reby apunta a que el vehículo esté aparcado correctamente y disiente del concepto de "free floating", es decir, que los patinetes queden "tirados" en la calle.

Su modelo de negocio está basado en el cobro de un fijo de un euro por utilizar el vehículo y por cada minuto de viaje, el usuario debe pagar 15 céntimos.

El creador de Reby considera que el patinete eléctrico no es el vehículo estándar para la micro movilidad, sino que es "la primera solución que ha surgido de este nuevo concepto".

Por eso, cuenta, su empresa comenzará a trabajar "lo antes posible" con bicicletas. Será el tiempo el que dirá qué otras ideas surgirán de un espíritu emprendedor como el de Pep Gómez.

 Por Lucía Fortin