La contaminación que genera en México el mal aprovechamiento de los desechos electrónicos, que en un 90 % no reciben un tratamiento adecuado en este país, llevó a las científicas mexicanas Dulce Kristal Becerra y Araceli Hernández a lanzar un proyecto de reciclaje en el que aúnan su saber científico con el objetivo de empoderar a la mujer en el área tecnológica.

Los residuos electrónicos son "un grave problema" en el país azteca, según ha explicado a EFE Becerra, ya que se suelen enterrar, lo que provoca que estos desechos que contienen metales pesados puedan contaminar la tierra y llegar por infiltración a los acuíferos de los que brotan los ríos y arroyos en los que cierta parte de la población recoge el agua para su consumo diario.

"Muchas personas tienen enfermedades a causa de estos metales pesados, como anemia, intoxicación, enfermedades estomacales, que afectan principalmente a los niños y a las mujeres embarazadas", ha añadido la investigadora.

Esta problemática llevó a estas dos investigadoras del Instituto de Energías Renovables de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en Temixco (Morelos, México) a buscar una alternativa para la reutilización de los ácidos que se generan durante los procesos de reciclaje electrónico, para utilizarlos como electrolitos y evitar su vertido.

Las emprendedoras mexicanas ya aplican su hallazgo en un laboratorio de paneles solares, en las cuales recuperan parte del oro que se utiliza para los contactos entre las capas de cada celda solar, lo que permite su reutilización.

"Nuestra aplicación más ambiciosa sería poder reciclar los paneles solares por completo, que tienen una vida útil de 25 años", ha asegurado Becerra, ya que la mayoría de los países se centran en producir paneles más eficientes, pero no en reciclar los existentes.

El proyecto de estas dos científicas mexicanas ha sido seleccionado por el concurso internacional 'Nosotras innovamos' de proyectos de innovación tecnológica con impacto social y ambiental lanzados por mujeres, un certamen impulsado por la Cátedra Regional de la UNESCO Mujeres, Ciencia y Tecnología y por Barcelona Activa, la agencia de desarrollo económico del Ayuntamiento de Barcelona, lo que les ha permitido acudir a un encuentro de formación empresarial en la Ciudad Condal.

Concienciación medioambiental y empoderamiento de la mujer

El objetivo de estas dos emprendedoras mexicanas es, en primer lugar, concienciar a las empresas de la necesidad de un buen uso de los residuos, para después ofrecer su metodología de reciclaje a este tipo de compañías.

Aunque el proyecto está actualmente en desarrollo, su intención es que en los próximos meses puedan presentar las pruebas de laboratorio a empresas y centros de reciclaje, con el objetivo de recibir inversiones para poner en marcha la tecnología.

"Es difícil, porque como emprendedora no tienes muchos apoyos por parte del Gobierno, tienes algunos más por parte de las instituciones privadas", ha admitido Dulce Becerra.

A la falta de apoyos al emprendimiento se suma la ausencia de mujeres en el área científica en su país.

"Muy poca población de mujeres en México se dedica a la ciencia y la tecnología. Nuestro objetivo es reclutar a mujeres en este sector y favorecer como empresa el acceso de mujeres a nuestro sector", ha concluido la científica mexicana.