El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Madrid ha rechazado el recurso presentado por la empresa de reparto de comida a domicilio Deliveroo y ha confirmado la sentencia que condenaba a la compañía por considerar que sus repartidores eran en realidad "falsos autónomos".

En el fallo, al que ha tenido acceso EFE, el tribunal -compuesto por una veintena de magistrados- se precisa que la vinculación de Deliveroo con este colectivo tiene características "propias de una relación laboral por cuenta ajena", como que trabajaban de forma habitual para la firma, que recibían una retribución económica de forma periódica o que dependían de sus órdenes e instrucciones.

Una de las claves en las que se basa la sentencia es que la libertad del repartidor para no trabajar "no es tan amplia como se quiere aparentar, puesto que, si rechaza pedidos (...) recibe una penalización", lo que se traduce en que a partir de ahí se le conceden menos servicios y, por tanto, sus ingresos bajan.

Se cita también como argumento que el repartidor no podría realizar la actividad si únicamente contara con su propia bicicleta o teléfono móvil, ya que en la operativa es imprescindible la estructura de Deliveroo y su plataforma, que pone en contacto a clientes, restaurantes y "riders".

Los hechos afectan a los más de 500 repartidores que tenía la compañía entre octubre de 2015 -cuando comenzó a operar en España- y junio de 2017

La decisión conocida este jueves ratifica la sentencia del juzgado de lo Social número 19 de Madrid publicada en julio pasado.

Aquella decisión ya daba la razón a la Tesorería de la Seguridad Social, que reclama el pago de 1,2 millones de euros a la empresa en cotizaciones atrasadas.

Deliveroo pone en cuestión en su recurso la actuación de la inspectora de Trabajo que motivó el inicio de las acciones judiciales y defiende que el juicio debería ser declarado nulo, porque "no cabe otorgar presunción de certeza a los hechos extraídos de las entrevistas mantenidas con los repartidores" al no poder comprobarse cómo se realizaron ni qué preguntas se formularon, entre otros aspectos.

El TSJ desestima tanto este como el resto de argumentos de la empresa de reparto de comida a domicilio, y alude en varias ocasiones a la "metodología inadecuada" que se utiliza en el recurso.

Deliveroo, a través de un comunicado, ha mostrado su disconformidad con el fallo del TSJ y ha avanzado que analiza la resolución para "decidir los próximos pasos", además de recordar que aboga por negociar con el Gobierno un cambio legislativo que permita aunar seguridad y flexibilidad.