El servicio de microseguros BKClub, que ofrece seguros de vida, sanidad, educación o mejora de la vivienda a 25.000 colombianos con pocos recursos a cambio de una pequeña suscripción mensual, ha sido sido uno de los ganadores a los premios a la innovación social de la Fundación Mapfre española, un galardón que es "un honor y una gran oportunidad", según ha explicado a EFE la portavoz del proyecto, Maribel Torcatt.

Esta iniciativa, según Torcartt, ofrece "amortiguadores de la pobreza" para que las familias con menos recursos puedan afrontar situaciones inesperadas que pueden afectar gravemente a su situación financiera, como una enfermedad o la muerte de un familiar y consiste en diferentes planes de seguros con un pequeño coste mensual de entre 6 y 10 dólares (entre 5,5 y 9 euros).

"Cuando muere un familiar, la familia busca darle su mejor ofrenda con un sepelio y casi nunca cuenta con recursos, así que su primera opción es acudir a un prestamista, que les hace endeudarse por tres o cuatro años. Con un seguro de decesos simplemente utilizan el recurso sin pasar por toda esa fatalidad", ha explicado a EFE Torcatt.

La iniciativa parte de la Fundación de Financiamiento Rural (Fundefir), una asociación sin ánimo de lucro surgida hace 20 años en Venezuela y dedicada a promover el ahorro entre las comunidades rurales latinoamericanas, a través de pequeñas organizaciones denominadas 'Bankomunales' en las que personas del mismo entorno se facilitan préstamos entre sí.

Este tipo de iniciativas involucran a más de 12.000 personas en seis países latinoamericanos

"En 20 años promoviendo el ahorro nos hemos dado cuenta de que no es suficiente, porque ante una calamidad esos ahorros se esfuman. A partir de ahí comenzamos a pensar en una manera de llevar protección a esas familias, que además a veces tienen excedentes temporales de dinero para los que no hay una oferta adecuada", ha explicado la portavoz de BKClub.

Partiendo de esa reflexión lanzaron este proyecto de suscripción de bajo coste, a partir de la cual ofrecen diferentes servicios en función de las necesidades de las familias, para las cuales tienen firmados acuerdos con empresas aseguradoras, instituciones educativas, médicos y laboratorios sanitarios, e incluso parques de ocio y agencias de viajes.

Actualmente, unas 2.000 personas han suscrito este tipo de planes, que protegen a todos los miembros de su familia, con lo que cubren a unos 25.000 beneficiarios Seguros a medida para ayudar a las familias más vulnerables.

Seguros a medida para ayudar a las familias más vulnerables

Una de las claves de su propuesta es hacer "planes a la medida" de los grupos que puedan estar interesados: hay un BKClub para migrantes que tiene un seguro de decesos con derecho a repatriación y un seguro de accidentes personales, u otro para comerciantes que asegura su negocio e incluye un seguro de vida. "Son productos que se adaptan a cada cliente, por sus necesidades y precios", ha añadido Torcatt.

No solo ofrecen seguros de hogar, vida o salud, sino también incluyen en su propuesta servicios educativos, como la posibilidad de cursar estudios técnicos o de licenciatura a distancia con acuerdos con universidades; o una prestación para mejorar la vivienda, a partir de la figura de los 'médicos de casa'.

"Son maestros de obra especializados en hogares saludables que van a la casa, analizan el consumo de energía, la disposición de la casa y realizan un diagnóstico completo de la vivienda para hacerla un hogar saludable. Junto al dueño diseñan un plan para que poco a poco puedan ir reformándola", ha detallado Torcatt.

El apoyo de Fundación Mapfre, "una gran oportunidad" para mejorar la herramienta

Esta iniciativa se impuso a varios proyectos latinoamericanos en la semifinal de los Premios Fundación Mapfre a la Innovación Social en México y luego fue la ganadora en la final de Madrid, dentro del área de previsión social y acceso a la cultura aseguradora, un galardón dotado con 30.000 euros, que emplearán en mejorar su equipo tecnológico.

Con este aporte, BKClub mejorará su aplicación tecnológica para permitir la recaudación de las mensualidades de forma electrónica con una pasarela de pagos y desarrollará una aplicación que funcione sin necesidad de conexión a internet para llevarla a las comunidades rurales que son "un sector muy desprotegido", según Torcatt