La aplicación Glovo ha abierto su plataforma a establecimientos con repartidores propios en más de 40 ciudades españolas con el objetivo de que los ciudadanos se puedan beneficiar de pedir a cualquier restaurante de su ciudad, ha informado la empresa en un comunicado.

La compañía inició ente proyecto a principio de año, a través del cual les permitía a los socios entregar el pedido con sus propios repartidores.

Cada establecimiento se encarga de realizar la entrega

Con este sistema, la startup con sede en Barcelona, recibe la orden de pedido del usuario y se encarga de notificarla al establecimiento pertinente.

El cliente, al realizar la orden a través de Glovo, será notificado de que el pedido va a ser entregado directamente por el socio y no por un repartidor que colabora con la startup.

Además, se mantiene la comunicación del tiempo estimado de entrega y la posibilidad de contactar con el equipo de atención al cliente de Glovo ante cualquier consulta relacionada con el pedido.