La comercializadora de energía Holaluz ha debutado en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) con el objetivo de dotar a la compañía de más recursos para acelerar su crecimiento y la intención de saltar al mercado continuo "lo antes posible", según ha explicado su presidenta, Carlota Pi.

Valorada en 160 millones de euros, Holaluz ha sacado a bolsa el 25,25 % de su capital y ha salido a un precio de 7,78 euros por acción, títulos que han subido a 9 euros en los primeros momentos de cotización.

El propósito de la compañía es acelerar los planes de crecimiento para llegar a finales de 2023 con un millón de clientes, 50.000 instalaciones de energía fotovoltaica en formato autoconsumo y una facturación de 1.000 millones de euros, ha declarado a la prensa ante del tradicional toque de campana Carlota Pi, que también es una de las confundoras.

Para ese año prevé alcanzar un ebitda del 7 % de los ingresos

Pi ha asegurado que la empresa podría haber salido directamente al mercado principal, pero que ha preferido salir primero al MAB y situarse entre las tres primeras compañías de este mercado secundario en capitalización bursátil. El objetivo, en cualquier caso, es saltar al mercado continuo "lo antes posible".

Ha recordado que Oriol Vila, Ferran Nogué y ella misma crearon la empresa hace nueve años en un bar y ha dicho que una compañía bien gestionada es capaz de llegar a la rentabilidad -la compañía tiene un ebitda positivo desde 2017-, generar valor a sus accionistas y convertirse en una "herramienta para hacer del mundo un lugar mejor".

Otro de los fundadores, Oriol Vila, ha destacado que las tecnologías renovables están en un "punto de madurez" y que van a llegar "hasta final".

Antes de su salida a bolsa, la compañía de energía verde cerró una ampliación de capital de 30 millones de euros entre inversores, combinada con una oferta de venta de títulos por valor de otros 10 millones por parte de los socios fundadores y de Axon Partners Group.