Holvi, la compañía que BBVA adquirió en 2016, acaba de anunciar su entrada en el Reino Unido.

La startup, con una licencia europea de servicios de pago, ya opera en cinco países y aspira ahora convertirse en el socio financiero de las pymes y autónomos británicos.

El Reino Unido se convierte, después de Alemania y Finlandia, en el tercer gran mercado al que llega Holvi, que además cuenta con presencia en Irlanda, Bélgica, Francia, Italia y los Países Bajos.

La compañía con sede en Helsinki (Finlandia) espera que su gama de herramientas de contabilidad digital conquiste a los emprendedores y autónomos del Reino Unido para continuar aumentando su cartera de clientes, que ya supera los 200.000 usuarios registrados.

El conjunto de herramientas y servicios de Holvi permite a sus clientes ahorrarse unas 10 horas al mes en tareas administrativas y contables.

 En términos anuales, esto se traduce en un total de tres semanas de tiempo de trabajo que los clientes pueden dedicar a otras tareas más productivas para sus negocios.

La misión de Holvi es ofrecer un servicio que permita a sus usuarios –principalmente empresarios y trabajadores autónomos–, gestionar sus finanzas de una manera más efectiva, ahorrar tiempo e incrementar las posibilidades de éxito de sus negocios.

El modelo de negocio de Holvi ha sido diseñado para satisfacer las necesidades específicas de los profesionales autónomos y empresas familiares con todo tipo de perfiles: desde consultores o productores musicales y fotógrafos hasta actores, o vendedores de antigüedades.