Colvin, la startup que permite comprar flores a domicilio sin intermediarios, ha cerrado una ronda financiación serie B por valor de 14 millones de euros, lo que le servirá, entre otras cosas, para ampliar un 20 % su actual plantilla de 115 trabajadores y seguir creciendo en España, Italia y Alemania.

Según ha informado la empresa, la operación está liderada por el fondo de inversión italiano MIP, que junto a P101 y Samaipata, todos ellos socios de la empresa, han vuelto a confiar en el potencial de Colvin.

Con esta nueva financiación, Colvin ampliará el equipo en las áreas de tecnología y negocio para afianzar el cambio de un sector que mueve al año más de 100.000 millones de euros.

Además, servirá para reforzar la penetración de marca en los mercados existentes, principalmente en Alemania, y se expandirá en la categoría de plantas.

El consejero delegado y cofundador de Colvin, Andrés Cester, ha explicado que la nueva ronda de financiación les permitirá también consolidar la desintermediación de la venta y compra de flor, invirtiendo en tecnología que permita digitalizar los procesos y optimizar las operaciones.

El directivo ha explicado que el 65 % del comercio global de flores y plantas pasa por la subasta de Holanda, un modelo tradicional muy fragmentado que acaba repercutiendo en el precio y en la calidad del producto.

En lo que llevamos de año, las ventas globales de Colvin se han cuadruplicado respecto al mismo periodo del año anterior y se han llegado a alcanzar volúmenes de entrega por valor de un millón de euros en un mismo día.

Según la empresa, el sector global alcanzará un valor de 120.000 millones de euros en 2027.

Fundada en 2017 por Segi Bastardas, Andrés Cester y Marc Olmedillo, Colvin ha levantado en total 24 millones de euros de financiación, que le permitirán seguir creciendo en España, Italia y Alemania y expandirse en la categoría de planta. EFECOM