La startup española Wide Eyes Techonologies ha conseguido aplicar la inteligencia artificial al sector de la moda, a través de una herramienta que reconoce todos los artículos de una fotografía y es capaz de encontrar otros similares dentro del catálogo de una marca, lo que le permite aumentar sus ventas en el comercio electrónico.

Esta tecnología, que utilizan marcas como Privalia, la marca Simons en Canadá o la marca rusa LaModa, así como otras compañías en España, Francia, Italia, Alemania, Turquía, Rusia y Canadá, permite a estas empresas ofrecer una "búsqueda visual", encontrar una prenda dentro del catálogo de una marca a partir de una foto.

Otra de las posibilidades que ofrece la herramienta de Wide Eyes Technologies

 es elaborar un sistema de recomendación de ropa, en el que a partir de una foto de un producto pueden ofrecer a ese usuario otros productos que combinan estéticamente con este."Todo esto mejora el servicio al cliente final y permite generar más ventas para la empresa que es nuestro cliente", ha asegurado a Efe uno de los cofundadores de WideEyes, Luis Manent.

La innovación que está detrás de estos resultados está basada en las llamadas "redes neuronales" y el "deep learning", tecnologías que reproducen la forma de aprender de un ser humano utilizando la inteligencia artificial.

"Imagínate que tienes un niño de tres años y le empiezas a enseñar qué es cada tipo de ropa para que te diga, dentro de una tienda, qué producto es el que se parece más. Esto es lo que hace la tecnología", ha explicado Manent.

El entrenamiento de esta tecnología, por la que han pasado millones de fotografías de productos, permite que pueda distinguir no solo los tipos de prenda, sino hasta 150 colores, patrones, tipos de largo en el mismo tipo de ropa, si es ancho o estrecho, tipos de mangas o cuellos... Un sinfín de posibilidades que las marcas integran en sus plataformas de venta por internet.

Una tecnología de moda a cuyos fundadores no les gusta comprar ropa

 Los fundadores de Wide Eyes Technologies tienen en común una cosa respecto al mundo de la moda: no les gusta ir de compras.

"Para mí era literalmente un drama ir a comprar. Cuando mi mujer veía algo que le gustaba, le hacía una foto y me pedía ayuda para buscarlo por Internet. A partir de ahí empezamos a tener ideas", ha recordado Manent.

De esa primera idea en 2013 comenzó un desarrollo que les llevó a acabar generando una tecnología "muy avanzada" cuyo modelo de negocio funciona con una suscripción con la marca textil que quiera incorporarla. La herramienta de WideEyes se integra en su base de datos de productos mediante una API, y a partir de eso, puede incluirla en su web para que la utilice el usuario.

Para Manent, una de las claves del éxito de su tecnología es que "soluciona un problema real" de muchas personas.

"A nadie le gusta buscar una prenda con texto porque es difícil que describamos todos el mismo producto de la misma manera, pero haciendo una foto es más fácil. Ese es el hueco que queríamos llenar, y con el crecimiento de las redes sociales, podemos ayudar a muchos usuarios a encontrar el producto que buscan", ha añadido.

EEUU, la próxima frontera a cruzar para WideEyes

Entre los próximos objetivos de esta empresa emergente se encuentra entrar en el mercado estadounidense, para lo cual están buscando financiación que les permita presentarse en Estados Unidos con garantías.

"Tenemos una oportunidad muy grande. En el mercado americano el mundo de la moda y el comercio está de capa caída, y no tenemos ningún competidor allí", ha considerado Manent.

El cofundador de esta compañía tecnológica asegura que en los dos últimos años han doblado la facturación de la compañía, aunque no ha querido especificar el importe de las ventas que han logrado.