El grupo de comunicación Mediaset España alcanzó el año pasado un beneficio neto de 171 millones de euros, un 2,9% más que en 2015, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Este beneficio en 2016 es el más alto desde el año 2009.

El beneficio neto ajustado, que excluye el impacto de los cambios en el impuesto de sociedades, aumentó un 5,7% y alcanzó los 175,7 millones.

Además, el resultado bruto de explotación ajustado (ebitda), que incluye el consumo de derechos de televisión, logró los 241,1 millones, lo que significa un incremento del 8,3%.

Por otro lado, los ingresos netos crecieron un 2,1% hasta 992 millones, mientras que los costes operativos un 0,2%, hasta 750,8 millones.

En este mismo período, los ingresos brutos de publicidad ascendieron a 962,9 millones y los netos, a 926,9 millones, en ambos casos el incremento respecto al ejercicio anterior fue del 3,2%.

La inversión neta total fue de 191,5 millones, frente a los 193,2 millones de 2015.

El año pasado, Mediaset invirtió 125,3 millones en derechos de terceros, 35,4 millones en series de ficción españolas, 16,3 millones en coproducciones y distribución cinematográfica y 14,6 millones en activos fijos tangibles e intangibles.

También, el pasado 19 de abril, Mediaset España abonó un dividendo de 167,4 millones a cuenta de los resultados de 2015, lo que supone un porcentaje del beneficio destinado a retribuir a los accionistas (pay-out) del 100,7%, y una ganancia por acción de 0,50 euros.