La pugna por Abertis entre Atlantia y ACS ha sido la gran operación corporativa de 2017 pero habrá que esperar a 2018 para saber quién gana, si los italianos, a los que el Gobierno no ve con buenos ojos, o el grupo español, que con esta compra retornaría al negocio concesional.

Así, el año que viene se resolverán las incógnitas que pesan actualmente sobre el futuro de Abertis: que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) apruebe la oferta pública de adquisición (opa) presentada por ACS, a través de su filial alemana Hochtief, y saber de qué margen disponen ambos púgiles para mejorar sus ofertas.

El supervisor bursátil deberá también responder al requerimiento del Gobierno para que comunique a Atlantia que debe solicitar autorización para poder comprar Abertis.

Según fuentes del mercado consultadas por Efe, la CNMV no se pronunciará sobre la opa de Hochtief, que sí ha solicitado autorización al Ejecutivo, hasta mediados de enero o febrero.

Otro de los trámites que debe cumplir Hochtief es lograr el visto bueno de la Comisión Europea (CE), algo que, según las mismas fuentes, está asegurado porque la alemana y Abertis no operan en los mismos países y su actividad es complementaria: la primera construye infraestructuras y la segunda las explota.

La guerra por Abertis comenzó a mediados de abril, cuando Atlantia expresó su interés por explorar una posible operación corporativa con la catalana. Entonces, el mensaje del Gobierno fue el de que su papel se limitaba a aplicar la normativa sobre competencia.

Tras un mes de especulaciones sobre cómo se materializaría la unión, Atlantia anunció el 15 de mayo el lanzamiento de una opa "amistosa" sobre el cien por cien de Abertis a un precio de 16,5 euros por acción, pagadero en parte con acciones, que supone valorar a la concesionaria en 16.341 millones.

Además, aseguró que mantendría la denominación de Abertis y que su sede seguiría en España.

Al día siguiente, el Gobierno dio un giro en su discurso y aseguró que la operación debía contar con su visto bueno porque Abertis controla la compañía de satélites Hispasat, activo considerado estratégico por su papel en las comunicaciones militares, y gestiona autopistas de peaje de titularidad del Estado.

Oposición a la opa de Atlantia

Según fuentes conocedoras de la operación, miembros del Ejecutivo han manifestado su oposición a la opa de Atlantia por entender que podría ocurrir lo mismo que en su día pasó con la eléctrica Endesa, que acabó en manos de la italiana Enel y desgajada parte de su negocio.

Además, en su día, las autoridades italianas impidieron que Abertis comprara Atlantia, entonces Autostrade.

Atlantia formalizó el 15 de junio su opa ante la CNMV, que la admitió a trámite el 3 de julio y la autorizó tres meses después, el 9 de octubre.

Entonces se supo que la italiana sostiene que no debe contar con el "ok" del Gobierno que, por su parte, envió el 7 de diciembre un requerimiento a la CNMV para que anule o revoque su decisión de autorizar la opa de Atlantia hasta que esta cuente con su visto bueno.

Durante esos meses, AENA reconoció que había sopesado lanzar una opa sobre Abertis y que no lo hizo por la oposición de su accionista Enaire (Fomento), así como que ACS estaba estudiando lanzar una opa competidora.

En septiembre, el mercado empezó a barajar la posibilidad de que ACS lanzara su opa a través de su filial alemana Hochtief.

A comienzos de octubre, Red Eléctrica (cuyo principal accionista es el Estado) reconoció su interés por Hispasat, y la Comisión Europea dio luz verde a la fusión Atlantia-Abertis por entender que no afectaban a la competencia.

El 18 de octubre, ACS presentó su opa a través de Hochtief en la que ofrece 18,76 euros por acción, precio superior en un 17 % al puesto sobre la mesa por Atlantia y que supone valorar a la concesionaria en 18.580 millones, pagaderos en parte en acciones de la alemana.

Tras comunicar que el nuevo grupo tendría su sede en Alemania y cotizaría allí, Hochtief puntualizó que Abertis seguirá siendo española y mantendrá aquí su sede, así como que no tiene intención de mantener Hispasat.

Tras conocerse la opa de Florentino Pérez, el Consejo de Administración de Abertis, capitaneado por Criteria (La Caixa), calificó la oferta de Atlantia de "positiva y atractiva desde el punto de vista industrial" y mejorable la contraprestación en efectivo.

Por su parte, Atlantia, que todo apunta a que esperará a ver qué dice la CNMV para decidir si pide o no autorización al Gobierno, defendió la validez económica de su oferta y aseguró que dispone de margen para mejorarla.

El 27 de octubre, la CNMV admitió a trámite la solicitud de autorización de la opa de Hochtief, que el 21 de noviembre anunció que había cerrado con 17 entidades financieras un préstamo sindicado de unos 15.000 millones.

De esa cantidad, Commerzbank, HSBC, JP Morgan, Mizuho y Societé Generale aportarán cada uno 1.049,8 millones, mientras que BBVA, Bankia, Barclays, Credit Agricole, Industrial and Commercial Bank of China, ING, Landesbank Baden-Württembergo, The Bank of Tokyo-Mitsubishi, Natixis, Royal Bank of Canada, National Westminster y Sumitomo podrán 809,5 millones.

Atlantia sigue comprometida con hacer líder a Abertis

La CNMV admite la solicitud de autorización de la opa sobre Abertis de ACS (Hochtief)

Abertis obtuvo un beneficio neto de 735 millones hasta septiembre, un 2% más

Abertis presenta este lunes resultados en medio de las opas de Atlantia y ACS

Abertis asegura que la opa de Atlantia es atractiva, pero debe ser mejorada