Los expertos bursátiles recomiendan a las familias que apuesten por los fondos de inversión para sacar una mayor rentabilidad a sus ahorros, en la búsqueda por tener una jubilación mejor o pagar la educación de los hijos.

Los fondos de inversión representaron el 15% del ahorro de las familias españolas en el primer trimestre de 2018, con un total de 320.373 millones de euros, según los datos publicados por Inverco.

De hecho, el peso de los fondos como destino del ahorro de las familias se ha incrementado un 2,5% en comparación con el mismo periodo de 2017 y un 55% desde el año 2000.

En declaraciones a EFEempresas, el analista de XTB, Alejandro Núñez, ha aconsejado este tipo de inversión a las familias, ya que se adapta a cualquier perfil, "porque permite un acceso a los mercados, que de manera individual no se podría".

Por ejemplo, si una persona acude sola al mercado con 1.000 euros podrá adquirir uno o dos tipos de acciones, pero a través de los fondos podrá entrar en 40 ó 50 valores, porque gestionan el patrimonio de varias personas.

Estas instituciones de inversión colectiva iniciaron su andadura en España en la década de los 80, con el objetivo de analizar el mercado en busca de oportunidades con las que obtener rentabilidades a las aportaciones de sus clientes.

A cambio de esta gestión profesional, el cliente debe pagar unas comisiones, que están recogidas en el folleto informativo del fondo y siempre dentro de los límites máximos que fija la ley.

Hoy en día, es complicado definir cuántos fondos hay en España, pero en los dos últimos años ha habido un "boom de gestoras y bancos que han impulsado la inversión" en estas instituciones debido "al trasvase de capital de activos de renta fija, depósitos y monetarios a fondos de inversión", según Núñez.

En concreto, para los bancos "es primordial tener fondos inversión", ya que son un activo financiero diseñado para captar clientes y volúmenes", ha remarcado.

Los fondos de inversión captan cada vez más clientes

La directora de Planificación Financiera de la entidad de asesoramiento financiero Abante, Paula Satrústegui, ha destacado un incremento de los clientes "que no habían invertido nunca en fondos de inversión, porque lo hacían en inmuebles o depósitos, están empezando a apostar por estos productos".

Sin embargo, ha explicado que siempre existe un riesgo en este tipo de inversiones, por lo que los fondos no aseguran "ninguna rentabilidad", sino que en función de la cartera que tienen ofrecen "una expectativa de rentabilidad".

Uno de los mayores miedos de las familias es que la entidad quiebre y pierdan todo su dinero, por lo que Satrústegui ha explicado que la ley impide que la entidad "pueda hacer frente a sus deudas con el dinero que sus participes invierten".

Desde Abante, intentan "hacer un ejercicio de planificación financiera" que muestre al usuario las consecuencias de sus decisiones en distintos escenarios de rentabilidad", ha destacado.

Satrústegui ha aclarado que "no hay una cartera más adecuada para un cliente inexperto", ya que en función de los objetivos y la aversión al riesgo que tiene, "se le recomienda una u otra".

Los inversores acuden a los fondos con la vista puesta en la educación de sus hijos, la jubilación o en la compra de una vivienda, por lo que se dedica "mucho tiempo a entender cuáles son los objetivos", ha indicado.

Para Satrústegui, la principal ventaja de estas instituciones es la gestión personalizada por parte de un experto que se pasa el día "analizando el mercado delante de una pantalla".

Noticias Relacionadas:

PSN lanza iProtect para acercar los fondos de inversión a los ahorradores

BBVA aumenta en 1.224 millones su patrimonio en fondos de inversión

BBVA captó 1.112 millones de euros en sus fondos de inversión en octubre y noviembre