Directivos tecnológicos de BBVA, Acciona y Esade han organizado un encuentro en la Escuela de Negocios de Esade en el que han tratado distintos aspectos sobre la transformación digital como son las aplicaciones tecnológicas, la formación de los empleados y la experiencia del usuario.

Uno de los directores académicos del programa Liderazgo Digital de Esade e ICD Research España, Xavier Busquets, ha destacado durante el evento que, en función del grado de digitalización del producto de una empresa, "habrá que construir en torno a él la arquitectura de la organización y su capacidad competitiva".

Y, en torno a esto, el otro director de Liderazgo Digital, Jorge Gil, ha opinado que "la digitalización está avanzando rápidamente y hay organizaciones que no han sabido adaptarse" y tienen que crear nuevos retos y oportunidades para la era digital.

Para Gil, los cinco pilares de negocio son el liderazgo digital, las operaciones para desarrollar aplicaciones, dónde está la empresa invirtiendo en tecnologías, las relaciones interpersonales y, por último, cómo gestionan las compañías el talento para retenerlo.

Las aplicaciones tecnológicas

Según el programa que dirige, calcula que en España en 2019 habrá un gasto de 46,8 mil millones de euros destinados a tecnología en la información, lo que supone un 1,6% de crecimiento respecto al año anterior.

Donde más están focalizando este gasto las empresas es en conseguir ser más móviles, lo que ha producido un 2,2% de crecimiento en inversión de los Smartphones en España, el país con mayor número de estos dispositivos por persona en el mundo.

Pero además de los soportes físicos, el entorno cloud está creciendo y para 2019 se espera un aumento del 22,9%.

Según el director del Open Innovation Space de BBVA, Ignacio Villoch las empresas están viviendo un momento de cambio en la tecnología, de cambio demográfico, de cambio geopolítico y de cambio climático, que están generando un cambio exponencial acelerado y que provoca que los que lo vean como una oportunidad en lugar de como una amenaza les sea favorable.

Por ejemplo, incluso desde el sector primario se están llevando a cabo innovaciones tecnológicas como drones, inteligencia artificial, ingeniería genética y programas de geolocalización y, gracias a estos avances, "es posible alimentar a los 7.000 millones de personas en el mundo", ha declarado Villoch.

Pero no todos los países incorporan estos cambios a la misma velocidad, ya que países como China ya no utilizan el dinero en efectivo, una experiencia que se está extendiendo a otros países pero que no es tan común en España.

La formación de los empleados

Están apareciendo recién nacidos digitales que hacen una gran competencia a mercados consolidados, como las empresas de Uber, Google o Facebook, y que están provocando que otras compañías que llevan años en el mercado tengan que ser mucho más ágiles, lo que ha llevado a que "el tiempo medio de maduración de un proyecto de BBVA fuera de 2,2 años" y ahora haya bajado a "7 meses, porque hay que ser compañías ágiles", ha declarado Villoch.

Pero además de ser ágiles, hay que hacer estudios de mercado para ser competitivos y, según Villoch, "el desafío más grande de cualquier empresa es encontrar un equilibro entre explorar y explotar, porque mientras se está haciendo una cosa no se puede hacer la otra".

Puso el ejemplo de Google, una compañía que permite a sus empleados que dediquen el 20% de su trabajo a explorar para poder atender de forma óptima a los clientes y reinventar su experiencia, algo que ya está empezando a hacer BBVA con su cambio de eslogan de "Adelante" a "Creando oportunidades".

La transformación tecnológica hace que sea mucho más fácil poder copiar cualquier producto o cualquier web, pero según Villoch, algo que es mucho más difícil de copiar es "la parte del talento, la cultura y el aprendizaje".

Uno de los valores que ha trasladado Villoch es contagiar un espíritu optimista a los empleados porque cuando una persona cree que puede hacer algo hará todo lo posible para que su idea triunfe.

Según la gerente de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de Acciona, Victoria Madrigal, es muy importante formar a los empleados porque había ocasiones en las que los trabajadores de la compañía no sabían utilizar las distintas herramientas tecnológicas que la empresa ofrecía y ahora se están enfocando mucho en transmitirles esos conocimientos.

Pero además, estos empleados están demandando una serie de herramientas para trabajar más cómodos, como son una ultramovilidad para explotar plataformas desde los móviles, mayor colaboración con unas herramientas más ágiles para trabajar conjuntamente en los proyectos, flexibilidad en los dispositivos, mayor seguridad en las aplicaciones y Smartphones, independencia para que los empleados resuelvan sus dudas a través de bots, nuevos espacios abiertos y eliminar los despachos y, por último, un soporte de calidad para tener un único punto de contacto para todos los empleados.

La experiencia del usuario

Según Busquets, en una empresa "las personas son lo más importante de todo", y por ello es fundamental pensar en cuáles son las necesidades, no solo de los empleados, sino también de los clientes.

Además, en el futuro, en torno al 2020, las empresas apostarán por crear plataformas IOT (el Internert de las Cosas) para estar hiperconectadas a todos los dispositivos posibles y tener más contacto con el cliente, lo que facilitará el custome experience para conocer mejor al usuario y anticiparse a sus necesidades ofreciéndole, con antelación, los productos y servicios que van a demandar gracias a algoritmos.

Así, según ha recordado Villoch, en 2009, el actual presidente de BBVA, Francisco González, afirmaba que la competencia de este banco "no era Santander o CaixaBank, sino empresas como Google, Apple, Facebook y Amazon que han creado una cadena de valor de pagos".

Pero, recientemente, González ha dicho que esta competencia ha cambiado y ahora son otras compañías como Netflix, Uber o Airbnb que se anticipan a su público gracias a esos algoritmos.

Las aplicaciones tecnológicas están creciendo rápidamente y por ello es fundamental que las empresas se adapten a ellas y sean capaces de utilizarlas competitivamente para acercarse más a su público y para formar a sus empleados.