Las empresas estarán obligadas en el futuro a suministrar una mayor información sobre los factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) para mantener la inversión de los inversores institucionales.

Así se detalla en el informe “La influencia del inversor institucional en la RSC de la empresa”, elaborado por la Fundación SERES y el IE Business School.

El estudio, en el que han participado empresas españolas cotizadas en el Ibex 35 (el 46% de este grupo) que forman parte de la Fundación SERES, muestra que el 58% de los encuestados que pertenecen al departamento de RSC considera que los temas relacionados con los factores ESG van a ser “materiales” en la toma de decisiones de los inversores en los próximos tres años.

Además, en el plazo de tres años, un 44% de los encuestados que pertenecen al departamento de relaciones con inversores de las empresas señala que estos temas sí van a ser “materiales” en la toma de decisiones de los inversores institucionales.

En España, la Ley de Información no financiera y de diversidad, aprobada el 28 de diciembre pasado, supondrá un cambio que afectara a un gran número de empresas que no cotizan en Bolsa, informa el estudio.

Por ello, los departamentos de relaciones con inversores y de responsabilidad social corporativa de las empresas tendrán que ofrecer una información con la calidad necesaria y la rapidez conveniente a los diferentes agentes relacionados con el análisis.

La directora general de la Fundación SERES, Ana Sainz, ha declarado que “desde hace tiempo, observamos la evolución del inversor y su atención por la dimensión social y la sostenibilidad" y  que "estamos ante un tipo de inversor nuevo, comprometido, que quiere combinar la rentabilidad con los criterios ESG".

Con esto, "el doble reto reside en pensar en el largo plazo y lograr un impacto positivo”, ha concluído Sainz.

El decano de ordenación académica del IE Business School, el profesor Joaquín Garralda, ha destacado que “la crisis de 2008 ha condicionado en gran medida la percepción social de la reputación de las compañías".

Dificultad de cuantificar el impacto de las actividades RSC

Uno de los inconvenientes que suelen tener los departamentos de RSC de las empresas con los de relaciones con inversores está relacionado con la dificultad de cuantificar el impacto de sus actividades en los resultados económicos, según muestra el informe.

Un 50% de los encuestados que forman parte del departamento de las relaciones institucionales de las empresas afirma haber observado una mayor intervención de éstos en sus compañías sobre temas relacionados con los factores ESG.

Además, el 88% de los encuestados reconoce que los inversores institucionales votan selectivamente en las juntas generales de accionistas, dependiendo de los propios principios de administración que tengan o de las recomendaciones que les hagan las entidades de asesoramiento, también conocidos como "proxy advisors".

El 56% afirma que los inversores institucionales no realizan ninguna pregunta en las juntas generales de accionistas, ya que tienen otros mecanismos más influyentes y menos intrusivos.

Noticias relacionadas:

https://www.efeempresas.com/noticia/rsc-globalizacion-directivas-espanolas-francesas/

https://www.efeempresas.com/noticia/600-expertos-comprometen-contra-cambio-climatico/