International Airlines Group (IAG), formado por British Airways (BA), Iberia, Vueling y Aer Lingus, ganó 70 millones de euros en el primer trimestre, once veces menos frente a 775 millones en el mismo período del ejercicio anterior, por la ausencia de partidas excepcionales.

El grupo había tenido un beneficio excepcional de 678 millones de euros en el primer trimestre de 2018 por el cierre de los planes de pensiones NAPS y BARP de BA y un cargo de 39 millones, debido a la continuación de las iniciativas de transformación de la aerolínea británica.

Los ingresos totales llegaron en este trimestre a 5.318 millones de euros, con un aumento del 5,9 %, mientras que el beneficio operativo se situó en 135 millones, con una caída de 205 millones comparada con los 340 millones antes de partidas excepcionales conseguidas hace un año.