Sacyr logró un beneficio neto de 38 millones de euros entre enero y marzo de 2019, el 10 % más que un año antes, un aumento que la compañía atribuye a su apuesta por la rentabilidad, la disciplina financiera, su consolidación en mercados estratégicos y en los negocios con mercado perfil concesional.

La cifra de negocios subió el 10 % y se situó en 972 millones de euros, mientras que el resultado bruto de explotación (ebitda) avanzó el 28 % y se situó en 143 millones, de los que el 77 % provino de activos concesionales de bajo riesgo de demanda.

Las ventas del negocio de concesiones subieron el 51 % y llegaron a 218 millones, gracias al aumento de los activos, el comienzo de explotación del aeropuerto de Chile y la evolución positiva evolución del tráfico.