El consejero delegado de Acciona Energía, Rafael Mateo, ha pedido este martes una reforma fiscal "urgente" para que las empresas de otros países a los que España compra electricidad, como Francia, Portugal y Marruecos, paguen también el impuesto del 7 % que grava la producción.

Mateo ha definido esta situación como "una especie de dumping" o bajada de precios para eliminar competencia y ha pedido al Gobierno que armonice este gravamen por ser "indiscriminado" y que "redirija la presión fiscal hacia las chimeneas".

El directivo de Acciona ha señalado durante el Congreso Nacional de Renovables que este impuesto tal y como está planteado "no contribuye al objetivo de más renovables y menos chimeneas".

Hiperinflación en las solicitudes de acceso

Sobre la regulación de los accesos y la conexión, Mateo ha denunciado que existe una hiperinflación en las solicitudes de acceso, que ha definido como "una burbuja", y ha subrayado que "habrá que poner orden como ya se está haciendo por Red Eléctrica".