El grupo ACS, a través de su filial ACS Servicios, Comunicaciones y Energía ha alcanzado un acuerdo definitivo con el Grupo Galp Energía, sujeto a la ratificación por su órgano de gobierno antes del fin de este mes y a las autorizaciones habituales en este tipo de contratos, para la venta de su participación en proyectos de energía fotovoltaica en España, una operación que le generá unos beneficios de 330 millones de euros.

Los proyectos fotovoltaicos incluidos, todo en España, son tanto los actualmente en funcionamiento como los que se espera que se vayan desarrollando y se pongan en funcionamiento durante los próximos años de 2020, 2021, 2022 y 100 MW del año 2023, con una potencia total instalada de unos 2.930MW, según ha informado ACS a través de un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El valor total de empresa que se espera alcanzar es del entorno de 2.200M de euros, generándose unos beneficios netos totales (incluidos los 250 millones de euros) de unos 330M de euros.

Con esta adquisición, Galp se hace con una capacidad ya instalada de 900 MW y proyectos en desarrollo o en fase de autorización que le permitirán alcanzar en 2023 una potencia de generación instalada de 2,9 gigavatios (GW), el equivalente al consumo medio de 1,8 millones de hogares, ha explicado la petrolera portuguesa en un comunicado.

El cierre de la operación está previsto que se produzca en el segundo semestre de 2020

Para entonces la petrolera prevé el pago de 450 millones de euros y la asunción de pasivos de 430 millones de euros derivados de la financiación de las instalaciones en funcionamiento.

Galp tendrá que obtener el 'project finance' o financiación para los desarrollos del periodo 2020-2023