Bankia ha obtenido un beneficio neto de 230 millones de euros en el ejercicio 2020, lo que supone un descenso del 57,6% sobre el año anterior, debido al menor resultado generado por las operaciones financieras, así como por unas provisiones de carácter extraordinario de 505 millones de euros como consecuencia de la situación generada por la COVID-19.

La finalidad de estas dotaciones extraordinarias ha sido reforzar aún más el balance de la entidad y contar así con una mayor flexibilidad para hacer frente a las necesidades financieras que pudieran tener en el futuro familias y empresas. Bankia ha dedicado también 576 millones a provisiones ordinarias de crédito y adjudicados.

En cuanto a la solvencia, a cierre de diciembre, la ratio de capital de máxima calidad CET1 "fully loaded" -con todos los requerimientos normativos- se situó en el 15,48 %, frente al 13,02 % de 2019, 710 puntos básicos por encima del mínimo exigido.

El crédito neto concedido a los clientes sumó 121.000 millones de euros (147,2 millones de dólares) tras crecer un 3 % interanual, en tanto que los depósitos minoristas aumentaron casi lo mismo y alcanzaron los 128.460 millones de euros (156.368 millones de dólares).

La tasa de morosidad de toda esta cartera crediticia se situó en el 4,7 % al cierre del ejercicio, algo mejor que el 5 % del final de 2019, igual que la tasa de cobertura, que mejoró hasta el 58,2 % desde el 54 % precedente.

La entidad concedió 42.600 millones de euros en créditos a empresas, un 17 % más, en tanto que las formalizaciones de hipotecas sumaron 3.348 millones, un 14,3 % más, y el crédito al consumo bajó un 53,6 % y quedó en 1.229 millones.

El margen de intereses -que recoge la mayor parte de los ingresos- se redujo un 5,9 % y quedó en 1.904 millones de euros (2.317 millones de dólares) por el entorno de bajos tipos de interés, por una mayor orientación de la cartera al segmento de empresas, los menores volúmenes de consumo y la menor contribución de intereses de la cartera de renta fija.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha apuntado que, “pese a todas las dificultades y a que los tipos de interés han ahondado en el terreno negativo, Bankia ha cerrado un ejercicio muy positivo en términos de negocio, con importantes crecimientos en crédito a empresas, en producción hipotecaria y en fondos de inversión”.

Bankia ha cerrado un ejercicio muy positivo en términos de negocio, con importantes crecimientos en crédito a empresas, en producción hipotecaria y en fondos de inversión.

“Gracias al esfuerzo y rigor de todos los profesionales del banco, hemos cumplido los objetivos de crecimiento de cuota de mercado que nos habíamos planteado para el año 2020 en el Plan Estratégico”, ha subrayado Goirigolzarri.

En este sentido, el presidente de Bankia ha señalado que el 2020 “se ha convertido en el año de la culminación del proyecto de Bankia como entidad independiente”

Ventas digitales

 Bankia ha reforzado todos los canales de relación con sus clientes..

La cartera de clientes digitales de la entidad representa el 60,5% del total a cierre del ejercicio, lo que compara con el 53,3% del año 2019.

De esta manera, Bankia cuenta con más de cuatro millones de clientes que se relacionan con el banco de manera digital.

En cuanto a las ventas digitales, la entidad ha finalizado 2020 dando un importante salto sobre el total de las ventas de Bankia y éstas suponen ya el 46,9% del total, la cifra más elevada registrada por el banco.

Así, con respecto al año 2019 el avance es de casi 11 puntos porcentuales y se sitúa por encima del objetivo del 35% fijado en el Plan Estratégico 2018-2020.