El Grupo Barceló espera cerrar 2019 con un beneficio neto de unos 180 millones de euros, lo que supondría el segundo mejor resultado de su historia, tras los 243 millones que ganó en el año 2017.

A pesar de que el sector turístico en 2019 se ha caracterizado por la inestabilidad y un entorno competitivo complejo,  fruto de factores como la desaceleración de la actividad económica; la caída de Thomas Cook o la ralentización de las llegadas de turistas internacionales debido al cambio de ciclo al que se enfrenta la industria en el corto plazo, los resultados del Grupo Barceló al cierre del ejercicio se han mantenido fuertes por tercer año consecutivo, rozando nuevamente niveles históricos, según ha señalado la compañía en un comunicado.

Así, aunque las cifras todavía son provisionales, el grupo estima que sus ventas superarán los 3.100 millones de euros, y que el Ebitda Recurrente y el Beneficio Neto Consolidado serán similares a los del año pasado, situándose en torno a los 350 millones de euros y 180 millones de euros, respectivamente.

En cuanto a la división hotelera, se espera un incremento de sus ventas en casi un 4% con respecto al 2018, alcanzando los 1.355 millones de euros; un porcentaje de aumento similar al que se calcula para el EBITDA hotelero, que se prevé cercano a los 320 millones de euros.

Crecimiento de Barceló

Barceló Hotel Group ha destacado que a lo largo de 2019 la cadena incorporó 12 nuevos hoteles y 3.700 habitaciones, elevando su oferta a un total de 251 hoteles y 57.493 habitaciones en 22 países.

La expansión llevada a cabo ha permitido al grupo mallorquín consolidar su posición en el Norte de África mediante la entrada en un nuevo destino, Túnez, donde la cadena ha inaugurado 6 hoteles, convirtiéndose con ello en el gestor internacional de referencia en el país.

Además, la adquisición de un hotel en Marrakech (Barceló Palmeraie) le ha posibilitado complementar la presencia que ya tiene en las principales ciudades de Marruecos (Agadir, Casablanca, Fez y Tánger).

En 2019 Barceló Hotel Group ha seguido creciendo en Emiratos Árabes Unidos, con la incorporación de Dukes The Palm, a Royal Hideaway hotel, situado en la exclusiva zona de Palm Jumeirah; ha reforzado su presencia en Europa Continental con la entrada en Hungría con un hotel ubicado en pleno centro de Budapest; y ha mantenido su apuesta por dos de sus principales destinos: México y España.

En México se ha finalizado la construcción de la IV fase del complejo Barceló Maya Grand Resort con la inauguración de un espectacular hotel sólo para adultos de 850 habitaciones (Barceló Maya Riviera), cuyos clientes tienen acceso a todas las instalaciones y servicios del resort; y España, país en el que el grupo ha ampliado su oferta con la apertura del Occidental Fuengirola y del hotel Almirante Bonifaz en Burgos.

Además, a lo largo de este 2019 el equipo de Expansión de Barceló Hotel Group ha firmado 18 nuevos proyectos en destinos ya existentes y en nuevos mercados como Sri Lanka y Maldivas, que permitirán posicionar la marca Barceló en Asia, y en otros como Polonia y Eslovenia, entre otros.

Gracias a ellos, y a los contratos suscritos con anterioridad, la cadena tiene una cartera de futuras incorporaciones integrada por más de 25 hoteles y casi 7.000 habitaciones, de los cuales 14 establecimientos y 2.500 habitaciones serán inaugurados en 2020.

El objetivo del grupo mallorquín es alcanzar un tamaño que consolide a Barceló Hotel Group como un gran grupo hotelero, posicionado entre los actores más importantes del sector a nivel mundial. Para ello está previsto seguir trabajando en incorporar proyectos en destinos estratégicos de Europa Continental, África, Oriente Medio, y Asia, sin olvidar su decidida apuesta por seguir creciendo en España.